Fueron desactivados todos los tranques y en cada municipio se trabaja y se restablece la economía y el turismo

El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, aseguró este martes que en el país se vive una confrontación en el ámbito político e ideológico, pero ha cesado al fin la violencia armada.

Durante el acto por el aniversario 39 de la constitución de la Fuerza Aérea, el jefe de Estado apuntó que fueron desactivados todos los tranques y en cada municipio se trabaja y se restablecen la economía y el turismo, aunque todavía no al 100 por ciento.

Hay un esfuerzo de los propios ciudadanos para ver cómo retornar a la normalidad. El golpe ha sido duro y las pérdidas enormes, llevará tiempo la recuperación, pero con ese espíritu de los nicaragüenses estamos seguros de que avanzaremos con celeridad, dijo.

Daniel también destacó la participación de la Fuerza Aérea en diferentes misiones y tareas para la defensa de la nación e insistió en que la situación vivida durante los últimos meses no debe hacer creer al crimen organizado, el narcotráfico y las maras que tienen espacios en Nicaragua.

Aquí no tienen cabida, porque tenemos un Ejército y una Policía comprometidos con el enfrentamiento al crimen, así como con la seguridad y la estabilidad, subrayó.

Según el Presidente Daniel, es un logro haber llegado a esta fecha en paz, algo que parecía muy difícil unas semanas atrás. El país estaba sumido en el terror. Se vieron horrores que no se conocían en Nicaragua: secuestros de ciudadanos, policías, mujeres, jóvenes; hubo torturas, personas quemadas, y luego los asesinos bailaban alrededor de los cadáveres, relató.

Al decir del mandatario, se trató de un plan cuyo antecedente inmediato fueron las manipulaciones en redes sociales y movilizaciones de enemigos de la paz y la estabilidad a raíz del incendio en la Reserva Indio Maíz, pero que en realidad venía desde 2007, cuando el Frente Sandinista de Liberación Nacional regresó al gobierno.

Desde esa fecha buscaban cómo provocar levantamientos armados, y surgieron grupos que atacaban a la Policía y al Ejército, además de causar muertes entre los campesinos, comentó.

Daniel añadió que estos grupos contaban con apoyo exterior y de medios que los presentaban como patriotas cuando en realidad eran asesinos.

Luego, en abril de este año, encontraron la oportunidad de ejecutar su plan golpista y trataron de destruir los logros de una década del Gobierno Sandinista. Fuimos pacientes, accedimos a mantener a los policías en los cuarteles y se dio tiempo para que ellos mismos pusieran fin a la violencia, pero se multiplicaron los crímenes. Interpretaron mal nuestra paciencia y pensaron que, como no reaccionábamos, estábamos derrotados y dejaríamos el poder, continuó el Presidente.

Gracias al propio pueblo y a la fortaleza de la Policía pudimos derrotarlos, enfatizó.