Artículo de David Vivas en Aporrea.org

Hoy nos encontramos en una pugna histórica de la lucha de clases, entre un pueblo en resistencia rumbo a la victoria y un complejo financiero operando para destruir la economía de un país.

El petro no existe es una afirmación de la oposición, pero como temen sea efectivo y nazca un nuevo sistema financiero. Son años de ataque financiero y guerra económica para llegar a este punto donde tenemos una dura situación país.

¿Cómo llegamos a esta dura situación país?

Por ahora voy hacer referencia a 4 momentos del ataque financiero: el primero tiene que ver con el asesinato de nuestro Comandante Chávez. Al inocular el cáncer y provocar el fallecimiento de nuestro líder eterno pretendieron que la revolución no tendría liderazgo ni un guía conductor. El segundo momento, se da paralelamente ese mismo año y se materializa en la reunión del terrorista al-Baghdadi líder del ISIS con el senador John McCain donde curiosamente posterior a esa reunión quien compra más de un millón de barriles diarios fueron las grandes transnacionales petroleras norteamericanas situando el precio de compra a 20 dólares por barril en detrimento de nuestro valor de barril de petróleo que rondaba los 80 dólares.

No son casualidades, asesinato de nuestro Comandante, saturar el mercado petrolero y bajar el precio del petróleo para que nuestro presidente obrero tuviese más dificultades para gobernar y aun con eso no nos descuidó como pueblo.

Por si fuera poco, el tercer momento del ataque financiero se inicia desde el año 2000 en la frontera colombo venezolana donde se fue gestando el verdadero origen de la guerra económica con la resolución número 8 en la cual se le da facultades a los “profesionales del cambio” a la manipulación cambiaria de la relación Bolívar-Peso y posterior al 2013 logran efectivamente posicionar a la baja significativamente el valor del bolívar dándole a un sueldo mínimo colombiano la capacidad de compra de más de 300 sueldos venezolanos, creando demanda agregada, presión a nuestros productos, inflación inducida y perdida muy grande de nuestra masa monetaria al convertir el papel moneda en una mercancía cuyo pago se hace hasta al 500% de su valor.

Este diferencial cambiario desde la frontera es el marcador de las páginas que tasan el valor del dólar paralelo. Tampoco olvidemos el boicot y especulación desde las grandes cadenas productoras y comercializadoras.

Y finalmente si faltaba algo, hemos sido sometidos a las sanciones más brutales y viles que país alguno haya enfrentado. El decreto de Obama continuado por la administración Trump representa la materialización del rostro del verdadero enemigo de Venezuela al no tener una oposición que lograra los objetivos de los tres momentos antes mencionados. Nuestro verdadero enemigo es el imperialismo sionista financiero y militar que pretende subyugar a los pueblos y torcer el brazo a quienes osamos subvertir su orden explotador con bloqueos criminales y sanciones económicas.

Así fue como nos han sometido a un empobrecimiento progresivo desde 4 momentos del ataque financiero. Asesinan a nuestro comandante, bajan el precio del petróleo desde la saturación del mercado petrolero y la guerra en Siria, nos aplican un diferencial cambiario en frontera que da origen a la guerra económica y nos aplican un brutal bloqueo financiero.

Llegó el Petro Chávez

No han podido, ni podrán con el legado del Comandante Chávez.

El viejo sistema financiero mundial ve que en Venezuela su pueblo se mantiene firme y ahora con más conciencia social se levanta ante las sanciones y el bloqueo, vencemos la violencia y se construye la paz para la prosperidad social. Ya no es el dólar hegemónico el que determina la geopolítica mundial. Ya no controlan militarmente Siria, ya no determinan el precio del barril de petróleo, ya los comercios binacionales ven transar con sus monedas regionales. Y ven como nuestro país inicia un nuevo sistema financiero con un cripto activo cuyo respaldo esta en las riquezas del subsuelo y no en la fuerza bélica que surgió en Hiroshima y Nagasaki; y en la gran impresora de dólares de la reserva federal sin ningún tipo de respaldo. Sin duda alguna somos un mal ejemplo al subvertirles el orden financiero mundial explotador.

Matar lo que no ha nacido y luchar por lo que hemos resistido

Es la dialéctica de hoy, los enemigos de Venezuela se empeñan en matar el nuevo sistema financiero, la mediática y la economía subterránea hacen su trabajo.

Con los anuncios de nuestro presidente obrero Nicolás Maduro dando a conocer los pormenores del programa de recuperación, crecimiento y prosperidad económica, en frontera generan pánico bajando el valor del Bolívar con relación al peso y de 0,0006 saltan a 0,0003 para que el indicador del dólar paralelo se sitúe en más de 9 millones de Bolívares generando la estampida de precios y pánico en la población.

Ellos, los enemigos de Venezuela, saben que la valorización creciente y sostenible que tendrá el petro producto de la soberana decisión de hacerla moneda convertible para la compra de nuestro petróleo y libre convertibilidad con una fuerza ascendente ya que existirá una comercialización progresiva desde el anclaje al precio del barril de petróleo dará una revalorización del bolívar soberano.

Hay mucho temor por el imperialismo que ven en Venezuela la salvación a su status quo. Deben parar la Revolución Bolivariana. Que una moneda se revalorice después de un ataque financiero no se puede dejar pasar. Todos los que sucumben van al Fondo monetario Internacional para que les diga que hacer después que ellos mismo lo destruyeron.

En nuestro hermoso país los que desean la guerra tienen presencia en todas nuestras fronteras marítimas y terrestres. A ellos les decimos desde ahí van a ver como se reconstruye un país. Observaran como el petro progresivamente desde su uso favorecerá nuestros sueldos y salarios al estar anclado a su valor. Observaran como por arte de magia se revaloriza el salario que apenas su poder adquisitivo producto de la guerra económica podía adquirir solo un dólar en el mercado delictivo y ahora parte de un promedio equivalente a 30 dólares que es igual a 1800 Bolívares Soberanos. Nosotros profesionales dependiendo del ministerio al cual laboremos podríamos tener ingresos superiores a 9000 Bolívares Soberanos o lo que es igual a 150 o más dólares en el inicio de la reconversión.

Entendemos ahora por que la estampida de precios? Entendemos por qué es la guerra contra el pueblo? Entendemos por qué satanizan el carnet de la patria para que no paremos el desangre en frontera desde la gasolina y el contrabando?

Para quienes vivimos en frontera y conocemos el diferencial cambiario sabemos que el valor del Bolívar se verá positivamente impactado y ahora no tendrán la presión de 300 salarios al cambio por cuanto se verá impactado en tan solo 10 salarios mínimos. Depende de nosotros defender el valor del Bolívar Soberano con relación al valor de los productos acordados para que los especuladores y ladrones de oficio no se roben el valor de nuestra moneda. No se roben nuestros sueños de prosperidad económica y felicidad social.

¿Qué se viene para Venezuela?

Una hermosa lucha progresiva y sostenida por la defensa de la prosperidad económica, una hermosa lucha del pueblo por la felicidad social. Construiremos lo colectivo sobre lo individual. Tenemos a las puertas el nacimiento de un nuevo sistema financiero que revalorizará nuestro signo monetario. Y tenemos sólidos argumentos políticos y económicos para darle la cara a nuestro pueblo. Mientras muy de cerca los infantes de marina norteamericanos y los enemigos de Venezuela ven cómo nos levantamos con el amor, el legado, la fuerza del pensamiento Bolivariano y el Comandante eterno Hugo Chávez.

Sin duda alguna estamos en la ruta correcta construyendo un mundo más humano.