Denis Moncada Colindres
Ministro de Relaciones Exteriores

Nueva York, 5 de Septiembre, 2018

Señora Presidenta Señoras y Señores miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas:

1.- En Nicaragua somos amantes de la Paz, fortalecemos la seguridad y promovemos y defendemos los Derechos Humanos de forma integral.

2.- El Gobierno y el Pueblo Nicaragüense defienden los principios de independencia, soberanía y autodeterminación de los Pueblos, tal y como lo establece la Carta de las Naciones Unidas.

3.- Por lo tanto, demandamos y exigimos el cese de toda política injerencista que viola el Derecho Internacional.

4.- Existe consenso en este Consejo de Seguridad, en que Nicaragua no representa una amenaza a la paz y la seguridad internacionales. Por tanto, su inclusión en esta reunión es una clara injerencia en los asuntos internos de Nicaragua, y una violación a la Carta de Naciones Unidas y del Derecho Internacional.

5.- La realidad, así reconocida por la comunidad internacional, incluyendo órganos y agencias de las Naciones Unidas, es que nuestro país ha sido un factor de estabilidad, Paz y seguridad regional, con importantes indicadores positivos de desarrollo económico, político, social, disminución de la pobreza, equidad de género, y de seguridad ciudadana, siendo un ejemplo y un muro de contención en la lucha contra el crimen organizado internacional, el terrorismo y la narcoactividad en la región.

6.- Con relación al crecimiento económico, según cifras del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, y la CEPAL, Nicaragua ha presentado un crecimiento económico sostenido de 5.2 % en promedio en los últimos años, que le ha permitido, prácticamente, duplicar su Producto Interno Bruto.

7.- Entre los logros más importantes en Nicaragua destaca la Reducción sostenida de la pobreza. La pobreza general y la pobreza extrema a nivel nacional se han reducido a la mitad en los últimos años, y así ha sido reconocido por diversos Organismos Internacionales.

8.- Nicaragua es Estado Parte de los Pactos y Convenciones de Derechos Humanos, y es un país respetuoso de sus compromisos. Este Consejo no es el órgano competente para tratar esta materia. Los Derechos Humanos deben abordarse mediante diálogo constructivo, no confrontativo, no politizado y basado en los principios de Universalidad, imparcialidad, objetividad y no Selectividad.

9.- Nuestro pueblo ha defendido y sigue defendiendo la Paz, la Estabilidad, la Seguridad y el Progreso que hemos venido construyendo.

10.- El Pueblo de Nicaragua tiene derecho a vivir y progresar en Paz. Tiene el derecho de seguir avanzando en la erradicación de la pobreza, y de continuar con soberanía y dignidad en la lucha para lograr el desarrollo sostenible, y el Buen Vivir de nuestra población, sin exclusiones de ningún tipo, a fin de cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible, contenidos en la Agenda 2030.

11.- Nuestro pueblo y Gobierno ratifican su profundo compromiso con la Paz, y por lo tanto, promueve un verdadero diálogo entre los nicaragüenses.

12.- Ése es el Camino, ésa es la Ruta, y ese es el Diálogo más efectivo que puede existir, el Diálogo que practica el Pueblo con el Pueblo, la Familia con la Familia. Es con el diálogo que los nicaragüenses hemos construido y seguiremos asegurando la Paz, la Estabilidad y el Progreso de nuestro País.

13.- Agradecemos a los países miembros del Consejo de Seguridad y países hermanos, que han reconocido que Nicaragua no es una amenaza a la paz y la seguridad internacionales, y que no amerita ser parte de la Agenda de este Consejo.

14.- Esa solidaridad expresada es coherente con la realidad de nuestro país, y con los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas. Señora Presidenta Señores Miembros del Consejo de Seguridad:

15.- Recordamos que Estados Unidos fue condenado por la Corte Internacional de Justicia de la Haya, en el año 1986, por actividades militares, paramilitares y actos de terrorismo en contra de Nicaragua. El Pueblo Nicaragüense y la Comunidad Internacional estamos esperando que los Estados Unidos de Norteamérica cumpla con la Sentencia de la Corte, indemnizando a Nicaragua y cesando todo tipo de agresión e injerencia, y que de esa manera respeten los derechos humanos de todo un pueblo.

Muchas gracias!


Países reconocen que Nicaragua no es una amenaza para la paz y la seguridad internacional

El representante de la Federación de Rusia ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Vasily Nebenzi, rechazó que este organismo desarrolle una política injerencista en Nicaragua.

Dijo que su país se opone a que se examine en el Consejo de Seguridad la cuestión de Nicaragua y advirtió que los países que apoyaron la sesión de este miércoles para conocer la situación nicaragüense, deben darse cuenta de las consecuencias de esta práctica, si continúa.

“La Federación de Rusia está categóricamente en contra de la discusión de la situación en Nicaragua, en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas”.

Además dejó entrever que la actuación del Consejo de Seguridad en realidad busca presionar a un estado soberano para que realice ciertos cambios.

Nebenzi abogó por que se establezcan relaciones de respeto mutuo con los estados que quieran impulsar una política en bien de sus ciudadanos.

En el caso de Nicaragua, todo apunta a socavar su economía para provocar el descontento popular y atizar la intolerancia para derrocar el gobierno, advirtió.

“En lugar de construir relaciones con dichos estados sobre la base del respeto mutuo, todas las fuerzas se apresuran a infligir el máximo daño a su economía, para provocar el descontento público e incitar a la intolerancia en el país, con el único propósito de hacer un cambio de gobierno”.

Destacó que se reconocen los esfuerzos que hace el Gobierno de Nicaragua y que la situación se ha estabilizado en los últimos días, y abogó por que la situación se resuelva con diálogo pacífico sin presiones externas.

“Los iniciadores de la discusión de hoy, intentan no darse cuenta de que gracias a los esfuerzos realizados por el gobierno, la situación en este país se ha estabilizado recientemente. Las contradicciones restantes deben resolverse a través del diálogo de paz directo, sin presión externa”.

La cuestión de Nicaragua no tiene solución en el Consejo, el Consejo es responsable de mantener la paz y seguridad internacional y la situación política interna de Nicaragua no corresponde a esta amenaza, dijo.

Calificó de triste la injerencia de una potencia externa y destructora contra un país.

Añadió que tenía la impresión de que el Consejo de Seguridad quería actuar como un juez para los asuntos de Nicaragua.

Señaló que muchos podrían tener la idea de que Estados Unidos, se preocupa por Nicaragua, “no es un secreto para nadie que la línea subversiva de Washington contra Managua tiene una larga historia”.

La injerencia en sus asuntos internos fue confirmada en La Haya en 1986, en el caso Irán-Contras, cuando Estados Unidos trató de financiar a los rebeldes de Nicaragua sin respetar la Ley de ese país, dijo.

La presidencia de Estados Unidos quiere añadir una perspectiva regional a la cuestión nicaragüense.

“No podemos dejar de mencionar ejemplos de la injerencia de Washington en asuntos internos en otros estados latinoamericanos. Los cubanos recuerdan perfectamente la invasión de la Bahía de Cochinos, es poco probable que los chilenos olviden el papel de Estados Unidos en el derrocamiento del gobierno de Salvador Allende y los venezolanos, aún escuchan amenazas directas de usar la fuerza militar, lo cual es una grave violación de la Carta de Naciones Unidas”, refirió

“Esta es la larga lista y ni siquiera hablo de la Doctrina Monroe”, sentenció Vasily Nebenzi.

“Se habla mucho en la ONU de prevenir los conflictos, se habla con frecuencia que los indicadores de crisis futuras suelen ser indicadores en cuanto la situación de los derechos humanos”, indicó.

Aseguró que la diplomacia se ve reemplazada por la injerencia y esta desacredita a la diplomacia preventiva

“El concepto de violaciones de derechos humanos como indicador de conflictos es perverso e hipócrita. Muy a menudo es todo lo contrario:son los conflictos, incluidos los acalorados desde el exterior, los que causan violaciones masivas de los derechos humanos”, explicó.

Hizo un llamado a Washington para que dejen las tendencias colonialistas.

“Instamos a Washington a abandonar prácticas de la tradición colonial, de intentos de influir en la situación en Nicaragua”, advirtió.

INTERVENCIÓN COMPLETA DE VASILY NEBENZI

Venezuela denuncia violación al mandato del Consejo de Seguridad

Por su parte, Henry Suárez, representante de Venezuela expresó el rechazo ante el abordaje de temas internos de los países soberanos. “Nuestro rechazo al abuso de los temas que ya forman parte de la agenda del Consejo de Seguridad, como el utilizado el día de hoy para forzar el tratamiento de situaciones internas de países soberanos”.

“Ello constituye una flagrante violación de los mandatos de este órgano y de la propia Carta de las Naciones Unidas, al tiempo que sienta un peligroso precedente y ratifica una vez más el carácter arbitrario de esta presidencia”, denunció.

Asimismo, dijo que “Venezuela rechaza igualmente la continua apropiación de temas por parte de este Consejo de Seguridad, más aún cuando se trata de un asunto como el abordado el día de hoy, el cual de ninguna forma constituye una amenaza a la paz y la seguridad ni regionales y mucho menos internacionales, razón por la cual hacemos hincapié en que la consideración de la situación de Nicaragua está fuera del mandato de este órgano conforme a las competencias que le fueron conferidas en virtud de la Carta de Naciones Unidas”.

Agregó que Venezuela se complace de la paz social y estabilidad de la que goza nuestro país, tras haber sido víctima durante casi 4 meses de una ola de violencia terrorista promovida, organizada y financiada por factores externos con el objeto de derrocar el gobierno legítimo, constitucional y democráticamente electo.

El diplomático alertó que “la agresión externa continúa a través de las iniciativas intervencionistas que se pretenden imponer desde la OEA, instancia que, como se expresa en la Ley de Presupuesto del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América para el presente año fiscal 2018, responde a los intereses estratégicos de dicho país”.

En ese sentido, insistió en que las normas del derecho internacional deben ser respetadas; los propósitos y principios consagrados en la Carta de Naciones Unidas, deben ser defendidos, “la resolución pacífica de conflictos debe ser promovida y el multilateralismo debe ser preservado”.

También explicó que el unilateralismo es contrario a la preservación y construcción de la paz a la cual se comprometieron los firmantes de dicha Carta.

“El pueblo nicaragüense tiene la sabiduría y las herramientas necesarias en el marco de su Constitución, para entre ellos sin interferencia de ningún tipo, resolver sus asuntos internos y decidir soberanamente su futuro”, afirmó.

El venezolano reseñó que el tratamiento del que ha sido objeto Nicaragua se asemeja mucho al de Venezuela y enumeró una serie de hechos que desde Estados Unidos se desarrollan para socavar al gobierno del Presidente Nicolás Maduro.

“¿Quién es el agresor? ¿Nicaragua, Venezuela? Estamos hablando de hechos probados y no de fake news, como le gusta calificar a esta administración las evidencias”, dijo.

Seguidamente, manifestó que Venezuela reitera su rechazo a la instrumentalización del Consejo de Seguridad por parte de algunos países bajo el argumento humanitario para lograr impulsar sus políticas de cambio de gobierno que tanto daño ha generado a los pueblos de África y del Medio Oriente “lo que a su vez ha propiciado una crisis humanitaria de niveles nunca antes imaginados que alimenta la xenofobia en los países que ayer avalaron y aplaudieron las invasiones occidentales en Irak y Libia bajo argumentos probadamente falsos”.

“No se dejen arrastrar de nuevo al lodazal de la historia por una de las administraciones más oscurantistas de los últimos tiempos”, subrayó.

Finalmente, recordó que Simón Bolívar, en 1829 expresó que los Estados Unidos parece destinado por la providencia a plagar la América toda de miseria en nombre de la libertad. “La historia ha demostrado lo acertado de su premonición”, aseguró el representante de Venezuela.

INTERVENCIÓN DEL REPRESENTANTE DE VENEZUELA

Por su parte, el representante de China, Liu Jieyi, dijo que “China, siempre ha abogado por el respeto de la soberanía, la independencia, la unidad y la integridad territorial de todos los países y persistiendo en el principio de la no injerencia en los asuntos internos. China considera que la situación en Nicaragua, no representa una amenaza para la paz y la seguridad internacionales y que el Consejo de Seguridad no debe intervenir”.

INTERVENCIÓN DEL REPRESENTANTE DE CHINA

En ese sentido Sacha Llorenti, representante de Bolivia reiteró que Nicaragua no es amenaza alguna, ni para la región ni para el mundo, por lo que rechazó la convocatoria a esa sesión.

“Los miembros del Consejo de Seguridad y en particular, los miembros permanentes tienen la responsabilidad de evitar la instrumentalización política e ideológica de este órgano”, sentenció el diplomático.

“Consideramos un despropósito que bajo el título de Cooperación Regional y Subregional, se pretenda traer a nuestra atención la situación interna de un estado miembro de la organización”, añadió.

Dijo que Bolivia considera que la situación en Nicaragua no debe ser analizada por el Consejo de Seguridad porque no se está investigando ninguna controversia, cuya prolongación pueda poner en peligro la paz y la seguridad internacionales.

Sentenció que ninguna condición se cumple cuando se ve la situación de normalidad en el país centroamericano.

El representante hizo un recuento de lo que vivió Nicaragua en los últimos meses. El Estado nicaragüense recurrió a mecanismos constitucionales y legales internos para pacificar el país y llamó a un diálogo nacional, con la mediación de la Iglesia Católica, con la finalidad de pacificar e identificar a los promotores y autores de la violencia para ponerlo a disposición de la justicia.

“Todos conocemos el lamentable saldo que ha dejado centenares de personas muertas y heridas”, dijo.

“Estamos convencidos que junto a los esfuerzos institucionales y de la democracia los responsables de la violencia serán debidamente identificados, procesados y sancionados con el mayor rigor de la ley”.

Señaló que Bolivia también se opone a que se manipule la estrategia de la diplomacia preventiva para, lejos de aliviar una situación de crisis, contribuir a empeorarla.