Septiembre 17, 2018.

Para Carlos Mejía.-

Buenas noches Sr. Mejía. Escuché la carta que leíste dirigida al Presidente de Nicaragua, Cmdte Daniel Ortega. Como Nicaragüense y Militante del FSLN estoy en total desacuerdo con tu posición. He preparado este escrito sin odio y sin rencor.

El tiempo y las circunstancias nos ubican en aceras diferentes, yo sigo en la única acera en que me ubiqué hace varias décadas. Tu carta me recuerda la obligación que tenemos los Cristianos de respetar ese mandamiento de la Ley de Dios que nos manda a no levantar falsos testimonios ni mentir. La pasión política produce con facilidad la calumnia; también se desdibuja la pulcritud del más refinado artista cuando éste toma el camino escabroso de la política golpista. Recuerdo cómo me asombré cuando un pequeño partido político, dirigido por desertores del sandinismo llegó a tocar las puertas de tu casa para que fueras candidato a la Vice-Presidencia de Nicaragua hace algunos años. Aceptaste y los resultados fueron parecidos a los del Cuentista que quiso ser Presidente hace algunas décadas, sacando el 1% de los votos; por supuesto en casilla distinta a la #2. Es muy infrecuente Carlos, ser un buen artista y ser un buen político; en el caso del Cmdte. Daniel, éste es un buen político, excelente Estadista y nunca ha pretendido ser un artista famoso mucho menos un Cuentista.
Mientes y ofendes, Carlos, hasta los límites de la infamia.

¿Es verdad o es mentira que desde que llegó el FSLN al Gobierno, un sector de la Iglesia predicó y promovió la presencia de “Armados” para atacar al Gobierno?

¿Es verdad o es mentira que fondos del Gobierno de EE.UU han estado siendo entregado a ONGs para desestabilizar el país?

¿Es verdad o es mentira que se usó de pretexto el proyecto del Canal para atacar al Gobierno? ¿Recuerdas los actos terroristas del MRS que incluyeron hasta el intento de hacer estallar dos pipas de gasolina para chantajear al Presidente?

¿Es verdad o es mentira que quisieron impulsar su proyecto terrorista con el incendio en la reserva del Indio Maiz?

¿Es verdad o es mentira que el tema del INSS sólo fue un pretexto para poder iniciar sus ataques terroristas, cuando los anteriores pretextos no le habían funcionado? ¿No fue acaso pedirle la renuncia al Presidente la demanda que les interesaba?

¿Es verdad o es mentira que los actos terroristas los iniciaron cuando divulgaban masivamente noticias falsas sobre fallecidos y agresiones que confundieron y agitaron a un segmento de jóvenes cuya mayoría ya no los acompaña en la continuidad de sus reducidas marchas?

¿Es verdad o es mentira que los principales dirigentes del MRS son cuatro exsandinistas que quisieron desplazar al Cmdte. Daniel como candidato presidencial y que al ser derrotados en elecciones primarias, resentidos y amargados se pasaron a las filas de la oligarquía?

Los actos terroristas que iniciaron el 18 de Abril estaban preparados desde mucho antes y sólo esperaban la invención de un efectivo detonante. Las pruebas de los actos criminales las han proporcionado los mismos asesinos. No existe un sólo vídeo que demuestre que un policía o un sandinista ocasione la muerte de un manifestante. En la época actual, cuando hasta el más leve empujón puede ser grabado y enviado en segundos a las redes sociales, no ha aparecido una sola prueba contundente que incrimine a una autoridad de gobierno o a un activista sandinista en un hecho de asesinato. Por el contrario, los vídeos divulgados por los mismos hechores demuestran cómo se torturó, se humilló y se asesinó a decenas de policías, sandinistas y trabajadores del estado.

Es insólito Carlos, que no te conmueva cómo se incineró el cuerpo herido, aún con vida, de Cros. militantes y policías. Esta bestialidad jamás vista antes en nuestro país, nos recuerda los horrores de la inquisición en la Edad Media.

Un Estadista a quien hoy ofendes y calumnias, desmontó con habilidad magistral este intento de Golpe de Estado. La serenidad y la paciencia fueron confundidos con debilidad y le dieron dos días para su renuncia. Quienes plantearon el ultimátum no conocen de qué madera está hecha la militancia histórica y la juventud comprometida del FSLN. Los golpistas están irreversiblemente derrotados.

¿Recuerdas en el camino de Sn. Isidro de la Cruz Verde? Cómo le rindes homenaje con tus palabras al Comandante Marcos; cuánta reverencia le haces al inolvidable Jefe; una traducción sutil concluye en un juramento de lealtad perenne; pero fallaste. La mala administración de la senectud y cúmulo de otras frustraciones inducen con facilidad al desacierto. Daniel sí se mantiene leal a Carlos, a Eduardo y todos nuestros entrañables héroes y mártires cuya lista tú ahora contribuyes a incrementar. A pesar de ello, el canto épico continuará en el corazón de la Militancia.

¿Has oído hablar de Bismarck Martínez? Firme e indoblegable, tus defendidos lo torturaron hasta lo indecible. Él también merece la estrofa que le dedicas al inmortal Cmdte. Ricardo Morales en “no se me raje mi compa”.

¿Has oído hablar de Francisco Aráuz? Pineda es su segundo apellido. Ah, sí, es el hijo de la gran Amada Pineda de Aráuz, ¿ahora te acuerdas? Los golpistas lo asesinaron. Su martirio fue indescriptible.

¿Y te diste cuenta de que los golpistas que ahora defiendes asesinaron también al hijo de Benigna Mendiola? ¡¡¡En cuántas canciones mencionas a Bernardino y a Benigna!!! sin darte cuenta que un día ibas a aplaudir a los asesinos de los hijos de estos héroes.

¿Has visto los vídeos de los asesinados y torturados en los tranques? ¿Y las fotos de los policías asesinados?
¿Oíste hablar de Miguel Ángel Ramos? Fue combatiente del Frente Norte, de los de Pomares. Cayó en la Trinidad enfrentando a los golpistas. Ah, si supieras Carlos Mejía cómo cerró fila la Militancia Histórica al lado de Daniel, Rosario, Tirado, Bayardo, Halleslevens, Eden, Lumberto, Glauco, Venerio, Valdivia, Calderón, Leopoldo, Vallecillo, Doris, Leticia, Gladys, Lenin…

Van más de 190 asesinados por los golpistas. Ahora que lloras con facilidad en las cámaras, por favor, haz un esfuerzo, tal vez lo logras. Derrama una lágrima para la última generación de héroes y mártires del FSLN, tan sólo una lágrima por semejante daño infringido a tanta gente inocente.

Nadie Carlos debió haber muerto. Ni Bismarck… ni Alvarito…. ni nadie. Los sandinistas somos los más dolidos y sentimos en el alma cada vida perdida; los golpistas se alegran de los muertos, buscan cómo producirlos, se desesperan cuando la paz se afianza y la normalidad regresa. Ha sido la barbarie de los golpistas lo que enlutó a la Patria. De ellos salieron balas, morteros, molotov y el odio que te alcanzó con facilidad.

No pudieron, no podrán.

FJ. Espinoza
Militante del FSLN