Los sandinistas somos los verdaderos rebeldes en el poder y los verdaderos azul y blanco de esta patria que defendemos con el rojo y negro de esta Revolución

Artículo de Carlos Fonseca Terán

El golpe de Estado de la derecha terrorista en Nicaragua fracasó cuando sus vándalos asesinos contrarrevolucionarios, vagos y similares fueron desalojados entre finales de junio y mediados de julio, de todas las ciudades y lugares que habían secuestrado y destruido.

A partir de entonces la derecha golpista entró en negación de la realidad de su derrota, porque aún no puede creer que se le fue de las manos la oportunidad de derrocar al gobierno revolucionario del FSLN, encabezado por Daniel y Rosario, o de lo contrario desatar una guerra civil.

Ninguna de las dos cosas pudieron lograr los vendepatria, y para engañarse a sí mismos ahora, cuando ya no pueden hacer tranques, destruir, incendiar, torturar y asesinar sandinistas, ni mover gente, acuden patéticos a inflar chimbombas y pintarse los labios, y ya con eso piensan que “van ganando”, haciendo así lo que mejor saben hacer: el ridículo.

Los sandinistas hemos vencido otra vez, pero aun cuando a diferencia de ahora, en otras ocasiones hemos sido derrotados, hemos convertido esas derrotas en victorias, lo cual hemos logrado cuando se ha presentado tal circunstancia, entre otras cosas porque hemos asumido esas derrotas como lo que son, lo cual no es capaz de hacer la derecha golpista, porque su odio la embrutece y su soberbia la ciega.

Y si por algo seguiremos venciendo, es porque nosotros aun en circunstancias victoriosas como esta, hemos sabido asumir los retos que plantea el momento histórico, y por eso hemos superado esta dura prueba más fuertes y unidos aún que antes, y seguiremos avanzando victoriosos, enfrentados como los verdaderos rebeldes que somos, al poder omnímodo del imperialismo, ante el que estrellan su frente contra el suelo de tanta reverencia los serviles apátridas que siempre han traído al invasor extranjero, porque además de que en Nicaragua somos los verdaderos rebeldes, los revolucionarios sandinistas, quienes estamos en el poder, somos también nosotros, los sandinistas, los verdaderos AZUL Y BLANCO que hemos defendido y seguiremos defendiendo nuestra patria frente al yanqui invasor, como dignos herederos de Andrés Castro, Benjamín Zeledón y Augusto C. Sandino, como dignos discípulos de Carlos Fonseca, con Daniel al frente, porque así como es de inconcebible Nicaragua sin Sandino y sin la Revolución, es inconcebible la bandera AZUL Y BLANCO de la patria sin la bandera ROJA Y NEGRA de Sandino, que no es solamente la bandera del FSLN, sino la bandera de la Revolución Sandinista, que seguirá avanzando y profundizándose, hacia nuevas victorias.

#OctubreVictorioso
#NoPudieronNiPodrán
#NoPasarán