#NicaraguaQuierePaz, Memoria

ÚLTIMO ADIÓS A BISMARCK MARTÍNEZ

Bismarck Martínez vive y se multiplicó en miles. Y de miles pasaron a convertirse en una multitud que acompañaron el cuerpo del compañero Bismarck Martínezpor las diversas calles de la capital para darle el último adiós hasta el Cementerio General de Managua, donde el padre Antonio Castro realizó una eucaristía para honrarlo y cantarle la Misa Campesina.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

«Este no es un día de dolor, no es un día para llorar, es un día de fiesta espiritual, de alegría espiritual, es un día para celebrar la vida de Bismarck Martínez, el hombre que trabajó por la paz y por la vida», dijo el padre Castro.

Y precisamente Bismarck Martínez es de los hombres que nunca mueren, porque se convirtió en inmortal y eso quedó demostrado con los miles y miles que acompañaron a su familia, a su esposa Myrlen Méndez, a sus hijos y nietos que vistieron de blanco para honrarle su vida llena de amor.

«Bismarck venció la muerte, Bismarck vive en cada uno de nosotros», afirmó Castro.

Dichoso los que trabajan por la paz, porque eso son los hijos de Dios y eso es lo que hizo Bismarck  Martíneztrabajar por la paz, la paz que significa impulsar el desarrollo, el progreso, el bienestar, la educación, el bienestar de todo su pueblo, y esa es la misión que cumplió a plenitud”, destacó el cura párroco de la iglesia La Merced en el barrio Larreynaga.

Subrayó que Bismarck Martínez no vivió para sí mismo, también lo hizo para Dios, porque fue un hombre profundamente cristiano que se entregó al servicio desde su trabajo, desde su experiencia para dar vida y soluciones a los problemas de las personas.

Hasta la victoria siempre

Su hija Myrlen Martínez no pudo evitar llorar cuando veía que el féretro con su padre era depositado en la bóveda donde permanecerá en otro plano de vida, pero aún con su dolor dio infinitas gracias al pueblo por haberse entregado durante los últimos meses para encontrar el cuerpo de su padre.

Lo despido hasta la victoria siempre, sé que es inexplicable el dolor que siento, pero al mismo tiempo es una victoria porque le pedimos al Señor Jesucristo por 11 meses y hoy le damos la honra y gloria a Él. Gracias a este pueblo revolucionario que nunca nos dejó abandonado y junto a ellos, aquí estamos. Hasta la victoria siempre”, dijo Myrlen Martínez.

Desde el Palacio Nacional de Cultura hasta el cementerio general, las calles se inundaron de nicaragüenses que gritaban muy emocionados que Bismarck Martínez está presente y muy presente en cada programa de vida, en cada calles para el pueblo, en cada jornada de vacunación.

Esas calles llenas de nicaragüenses, de mujeres y hombres de todas las edades, portando la bandera rojinegra y la azul y blanco, ratificaron sus deseos de paz, de vivir en una Nicaragua en desarrollo.

Su lucha siempre fue por los pobres, hoy descansa en paz, lo encontramos y ahora aquí estamos dándole cristiana sepultura, gracias a Dios y al pueblo que nos ha acompañado”, señaló don Ignacio Martínez, hermano de Bismarck.

En ese trayecto lleno de emotividad, de dolor por la forma brutal que fue asesinado, familias salieron de sus casas para saludar esa avalancha de pueblo que acompañó a Bismarck Martínez a su última morada en donde los suyos podrán llevarle flores y cantarle en cada cumpleaños a como era costumbre.

Con esta inmensa avalancha de gente se ha demostrado que los sandinistas no nos vendemos, ni nos rendimos.Bismarck Martínez es el héroe del amor, su sacrificio valdrá la pena, porque con este Gobierno sandinista se está demostrando que nuestra misión es trabajar por el desarrollo y Bismarck eso hizo, trabajó por el desarrollo de Managua y de Nicaragua”, señaló Alejandro Useda Andino.

Bismarck Martínez nos dejó físicamente, su féretro fue puesto en la bóveda del cementerio a las 6:40 de la tarde, y en ese momento se escuchaba la música testimonial La Consigna, esa misma que tantas veces cantó para ratificar su lealtad incondicional con el Frente Sandinista, Bismarck Martínez vive y se convirtió en multitud.

Presidente Daniel Ortega y compañera Rosario Murillo rinden homenaje al héroe del amor, Bismarck Martínez

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La tarde de este jueves 6 de junio el Comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo presidieron el homenaje póstumo que se realizó en el Palacio de la Cultura al héroe de la amor, la paz y las victorias, compañero Bismarck Martínez.

Daniel: Bismarck Martínez en el corazón del pueblo

El presidente Daniel Ortega durante el homenaje póstumo dijo que “pensaron que después de torturarlo, de la forma más brutal y cobarde, y de poner en las redes el acto brutal de la tortura, pensaron que había que desaparecerlo y no podían entender que desde el momento mismo de aquellas imágenes horrendas de la tortura, ya Bismarck estaba para siempre y por siempre en el corazón de todos los nicaragüenses, en el corazón del pueblo nicaragüense”.

En el corazón del pueblo honesto, del pueblo honrado. En el corazón del pueblo que verdaderamente le tiene amor a Dios, amor a Cristo.

Señaló que todos los días su familia preguntaba, por encontrar sus restos mortales. “Pero él, ya transitaba a otro plano de vida, pero, la familia convencida de que había sido asesinado de la forma más brutal y más cobarde, quería encontrar los restos mortales para confirmar, porque (no hay) nada más terrible, angustiante y angustioso, para un ser humano, que la desaparición de un familiar”, dijo el Presidente Daniel Ortega.

Es cierto, está la muerte, pero ante el convencimiento de la muerte, ante la vista del familiar que murió, pues está la satisfacción del acompañamiento”, añadió.

Resaltó que lo hicieron sufrir, pero torturaron también a la familia, con la desaparición. “No les bastaba haber hecho sufrir, torturar, a Bismarck, con toda la saña que lo hicieron, sino que también hicieron sufrir a la familia”, resaltó.

¿Cuántos días, cuánto tiempo? Y ya se había convertido en un himno en ese momento, la letra de ese canto, que dice: ‘¿La tumba del guerrillero, dónde, dónde está?’”, reflexionó.

Igual nos preguntábamos, empezando por su familia, dónde, dónde está Bismarckdónde lo enterraron después de torturarlo y asesinarlo”, añadió.

Eran horrendos los actos terroristas

Eran horrendos y llenos de todas las maldades que nos podemos imaginar. Típico de lo que son la prácticas de los fascistas que cremaban y cremaban y cremaron en los hornos, después de hacerlos pasar hambre a millones de seres humanos, de judíos, perseguidos, encarcelados, llevados a los campos de concentración y luego a los hornos, a quemarlos, millones de seres humanos”, dijo el presidente Comandante Daniel.

Pareciera que los mismos fascistas que cometieron aquellos crímenes habían hecho presencia aquí en nuestra patria, para sembrar el terror”, dijo.

No se pronuncian los que dicen llamarse «Demócratas»

El comandante Daniel Ortega destacó que los actos violentos cometidos en el 2018 y en específico el asesinato del compañero Bismarck Martínez no ha sido condenado por los que se autoproclaman «demócratas».

Crímenes que no han sido condenados por los que se dicen demócratas, no hemos conocido por lo menos ningún comunicado de grupos políticos, agrupaciones gremiales, que hayan condenado este crimen, que hayan condenado la desaparición, que hayan condenado la brutalidad, el ensañamiento, que se hayan solidarizado como seres humanos con la familia de Bismarck, enfatizó el presidente.

No hemos escuchado tampoco ningún comunicado de la Conferencia Episcopal, no lo hemos escuchado. Ningún comunicado de la Conferencia Episcopal condenando estos crímenes”, añadió.

Condenando este crimen en particular, que lo que tiene de más brutal, es el hecho de la desaparición. No hemos escuchado organismos de derechos humanos también, preocupándose por buscar dónde estaría, dónde estaba la tumba de Bismarck, prosiguió.

Disfrutan del dolor, disfrutan del sufrimiento y finalmente, después de muchos esfuerzos de la familia, de Miguel Enrique, yerno, en la búsqueda, la Policía buscando, el pueblo buscando y cuando ya parecía que no lo íbamos a encontrar, los huesos, los restos de Bismarck”, aparecieron.

El presidente Daniel Ortega resaltó que este acto recuerda al imperio y a Somoza, cuando asesinaron a Sandino, no les bastó asesinarlo, sino que había que desaparecerlo.

«Pensando que de esa manera el pueblo se iba a olvidar de Sandino, se ha dicho que lo enterraron en un punto, que después lo llevaron a otro punto, que después lo tiraron en el lago para que el pueblo jamás lo encontrara.”, resaltó.

Pero aquí los fascistas, los terroristas, no han podido entender lo que significa la fuerza, la potencia de la dignidad en la defensa de la patria y Sandino con ese tránsito a otro plano de vida, un tránsito a la inmortalidad, porque entonces Sandino quedó para siempre corriendo por las venas, por la sangre, palpitando en el corazón de la inmensa mayoría de nicaragüenses que aman a Nicaragua y que no tienen actitudes vendepatrias”, dijo.

Destacó que estaban presentes en el Salón del Homenaje la compañera de Bismarck Martínez, Mirlen Cecilia Méndez Ventura, también la compañera Rosibel Pineda, los hijos Mirlen Martínez, Heidi Martínez, Bismarck Antonio Martínez, Oscar Danilo Martínez, así como los siete nietos que dejó Bismarck Martínez, entre ellos José Daniel.

El presidente Daniel Ortega destacó que también al palacio asistió  el pueblo y la juventud, acompañándolo luego del homenaje que le rindieron en la Alcaldía de Managua, porque era un trabajador, laboraba en la Alcaldía, le entregaron la Orden del Bicentenario de Managua.

Era un trabajador que buscó cómo visitar a la familia y ahí fue que lo capturaron, lo torturaron y lo asesinaron”, dijo el comandante Daniel.

Hoy van a reposar sus restos al camposanto, pero el mensaje que nos deja, este hecho, esta tragedia terrible, es que hoy más que nunca tenemos que seguir luchando con firmeza, sí, con firmeza, por la paz”, recalcó.

Defender la paz

El presidente Daniel Ortega señaló que “tenemos que defender la paz, la estabilidad, la seguridad, aún a costa de nuestras propias vidas. Si por la paz, la estabilidad, la seguridad, tenemos que entregar nuestra vida, entregamos nuestra vida”.

Esta es una batalla que hoy estamos librando, con mucho dolor, con mucho coraje, también ahí con mucho coraje, con mucho dolor y haciendo un lado, combatiendo, las tendencias naturales que existen en todo ser humano, que es la tendencia a la venganza”, dijo.

Sería una espiral sin fin. Ya hemos vivido momentos de guerras en nuestra patria, múltiples tiempos de guerra, es importante ahora asegurar la paz, con la fuerza, con la potencia del espíritu, de la voluntad de lucha por la paz de los trabajadores, de los campesinos, de las mujeres, de los jóvenes, de todo el pueblo nicaragüense dispuesto a defender la paz”, advirtió.

Ese es el gran desafío que tenemos, queridos hermanos, el gran desafío: Defender la paz, en un mundo en el que cada día hay que estar luchando por la paz, en todas partes del mundo, en todas partes del planeta, de situaciones de violencia, de guerras, de terrorismo, crímenes, odios, por eso es que yo no me canso de recordar y repetir aquellos gritos de nuestro Rubén Darío, cuando decía: Yo quiero paz”.

Ese era su grito, un canto de la paz, hablando de los errores que se vivían en esos momentos en el planeta, de las guerras que se vivían entonces en el planeta y los nicaragüenses hemos jurado ante Dios, hemos jurado ante nuestros héroes y mártires, y lo juramos ante Bismarck que nuestra respuesta no será jamás la venganza, no será el ojo por ojo, nuestra respuesta es y será defender con la mayor firmeza, sin vacilación alguna, dispuestos a entregar la vida misma para defender la paz que es lo que desea, que es lo que quiere el pueblo de Nicaragua”, concluyó.

Familiares: Bismarck Martínez volvería a dar su vida al Frente Sandinista

Deja un comentario

Tema creado por Patria Libre o Morir | PLOMO