Analisia

Nicaragua y la nostalgia colonial de la Unión Europea

Escrito por Fabrizio Casari y publicado originalmente en italiano en Altrenotizie

La resolución del Consejo de Europa que impone sanciones a algunos dirigentes nicaragüenses (6) se emitió sobre la base de una narración de los hechos totalmente inventada, que cuenta de una crisis política que no existe, en referencia a un país que no lo es, citando un represión que no está ahí.

Algunas de las personas sancionadas llevan a cabo tareas en la Policía Nacional y la tendencia bipolar del imperio se confirma en la ocasión: aquello por lo que se practica la «tolerancia cero» en su hogar, en los países de inspiración socialista se vuelve“rendirse”. Allí la policía está condenada por hacer cumplir la ley y los terroristas que la violan son beneméritos.

El contenido de la disposición es completamente político y se basa en la adhesión incondicional de la Unión Europea a las sanciones unilaterales de los Estados Unidos. De hecho, rastrea los siete puntos de la ley estadounidense aprobada en marzo pasado, conocida con el nombre oficial de «HR 754» («Resolución de la Cámara 754»). Incluso el documento que los motiva es una mala copia/pega de los Estados Unidos y el tipo de sanciones son idénticas a las decididas por Washington.

Como con cualquier resolución desde su nacimiento hasta hoy, la Unión Europea limita su tarea a confirmar los juicios y decisiones de los Estados Unidos. Nunca una distancia, nunca una diferencia en la evaluación, nunca una distinción en las decisiones a tomar. La Unión Europea confirma su reputación histórica como gigante económico, enano político y gusano militar.

No ha habido una investigación exhaustiva, lo que podría determinar la formación de una opinión consistente con los eventos. La base fundamental de la narrativa europea sobre el asunto sociopolítico de Nicaragua es el informe diario que los líderes golpistas nicaragüense de extrema derecha dispensan directamente a través de los canales del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Una procesión continúa de rodillas para implorar a los Estados Unidos y la UE que apliquen sanciones a Managua, con la esperanza de que conduzcan a una crisis económica y, a partir de esto, a una reducción en el consenso popular a Daniel Ortega. En resumen, colaboradores aliados de los invasores, esta es el tilde exacto de la derecha nicaragüense. Difunden una narrativa del panorama nicaragüense completamente falsa, compuesta de mentiras groseras e inventos absolutos que ya han sido ampliamente negados internacionalmente. La derecha nicaragüense, ahora, incluso en las redes sociales, se toma como el parámetro perfecto de las noticias falsas y circula gracias al eco que los medios estadounidenses y europeos le ofrecen.

Sí, porque la guerra que se promovió y alentó contra el gobierno sandinista liderado por el Comandante Ortega no ha terminado, sólo se ha movido momentáneamente a la arena internacional, donde las sanciones y la presión político-diplomática han tomado el lugar del subversivismo armado del 2018. Compensar con la presión internacional la ausencia de un proyecto político nacional, sigue siendo la estrategia de los golpistas que, como línea política, solo tienen la solicitud de sanciones y, como idea para el futuro del país, solo tiene que cumplirle a los Estados Unidos. Un hábito repetido durante dos siglos.

Las sanciones europeas tienen poco más que un efecto simbólico, porque en su escasa influencia concreta demuestran hasta qué la UE es decididamente irrilevante, incluso en el escenario centroamericano. Desde Siria a Cuba, a Venezuela, en la corta y poco edificante historia de la Unión, ya habíamos sido testigos de pilares angustiosos en la política exterior. Se consideraban inevitablemente irrelevantes debido a la pérdida de papel de Europa en todo el mundo, mas que todo un producto de los intereses nacionales de Francia, Reino Unido, Alemania, España y Holanda, confirmando una falta de voluntad por parte de las antiguas potencias coloniales para construir una política unitaria europea.

En realidad, incluso en presencia de todas estas caracterizaciones, la ignorancia grosera de la Unión Europea y la insipidez absoluta de su Parlamento (muy experto en ocuparse de los cupones que se colocarán en las latas de atún y en las circunferencias de las ollas) no justifican la entrega de manos y pies de su política exterior europea a los Estados Unidos; por ejemplo, se remarca la ausencia de un punto de vista capaz de identificar el interés estratégico europeo en proponerse como una referencia diferente de Washington en la disputa con el resto de las Américas.

Según la Unión Europea, una «crisis política grave» está en marcha en Nicaragua; los órganos de prensa no disfrutarían de libertad; los auto exiliados después del intento de golpe de estado de 2018 no estarían garantizados en su regreso; habría represión severa y se deben tomar las medidas necesarias para llevar a cabo las elecciones presidenciales y parlamentarias.

Pero en Nicaragua no hay crisis política. El gobierno está a la altura de sus prerrogativas, el Parlamento nacional desempeña regularmente y con calma el papel legislativo y los órganos institucionales territoriales funcionan regularmente. La «crisis política grave» es solo la que está dentro de la oposición, donde el choque para conquistar la representación del antisandinismo se debe fundamentalmente a la lucha para incautar las decenas de millones de dólares al año de los estadounidenses y europeos, así como para obtener un papel político y visibilidad en los medios que por sí solos no tendrían nunca.

Personajes ya descalificados, viejas herramientas de familias oligárquicas, se disfrazan de científicos políticos iluminados para argumentar que se consumió la función política de los partidos, por lo que la frescura de las estructuras nacidas en abril de 2018 debe ser recompensada. Pero en realidad quieren que el mando directo y exclusivo del jugoso papel de la oposición al Frente Sandinista responda a las familias oligárquicas y no a los partidos. Por lo tanto, se propone nuevamente la misma dinámica de 2016, que impidió un despliegue unificado de la derecha: lo que, por supuesto, favoreció al FSLN, que extendió la ventaja ya considerable de sus consentimientos absolutos y relativos más allá de toda medida.

¿Elecciones? Se celebrarán en noviembre de 2021, como lo establece la Constitución. Las posibles innovaciones a la ley electoral serán discutidas por el Parlamento y acordadas solo en sus aspectos técnicos con la OEA. Porque Nicaragua no es Bolivia y en Managua los juegos sucios de la OEA ni siquiera pueden intentarse. La Nicaragua sandinista sabe cómo garantizar el respeto de su soberanía nacional y tiene muy clara la frontera entre el asesoramiento y la colaboración y la interferencia y la subversión.

Cabe preguntarse si Bruxelas tiene valor para cuestionar a Managua.

En Nicaragua no hay conflictos sociales, a diferencia de lo que sucede en Europa y menos que nunca los trabajadores están sujetos a una represión feroz e indiscriminada como en Francia. No hay huelgas y las medidas legislativas sobre el modelo socioeconómico en su conjunto son ampliamente compartidas, prueba de lo cual son las reiteradas consultas locales que en estos últimos meses le han dado al gobernante Frente Sandinista excelentes resultados y ventajas abrumadoras sobre la oposición.

En Nicaragua tampoco hay conflictos étnicos y / o territoriales, ni disputas sobre procesos de independencia como en España, miembro de la UE. Y no hay suspensiones de la Constitución ni suposiciones de plenos poderes como en Hungría, miembro de la UE y su presidente el año pasado. Nicaragua es una república presidencial con presupuestos transparentes y no un estado offshore como Luxemburgo, otro miembro UE.

¿La represión? En Nicaragua no hay tribunales que emiten sentencias políticas. Managua no es Madrid, donde se condenan crímenes de opinión bajo décadas de prisión e se impone con sangre y leyes autoritarias la obediencia a una monarquía corrupta y a una unidad nacional ficticia. En Nicaragua los terroristas son amnistiados y no ejecutados por grupos paramilitares del gobierno (como lo fueron los GAL españoles). En Nicaragua, las mismas condenas penales emitidas, por los mismos delitos, en comparación con las de la jurisprudencia europea son infinitamente más leves. Tienen sus proprio país, entonces, los europeos, para meter sus quejas.

En Nicaragua, hasta los culpables de crímenes de sangre muy graves son amnistiados, mientras que en Europa se dictan penas muy severas por crímenes atribuibles a conflictos sociales, que no son crímenes de sangre. Además, en Nicaragua no hay legislación de emergencia (como en Italia) o cárceles especiales (como en toda Europa).

Entonces sería apropiado que la Unión Europea redescubriera la decencia y la vergüenza que parece haber perdido, puesto que un día la tubo. Callando de sus varias y ridículas monarquías (incluyendo España, Holanda, Luxemburgo, Bélgica, Suecia, Dinamarca, Noruega, con el Reino Unido recién lanzado con Brexit), apoya al régimen nazi en Kiev y en su mismo continente permanece en silencio frente al fascista Orban que manda con plenos poderes y al oscurantista de extrema derecha Kaczynski: entonces, aun solo al sentido común le gustaría que por forma y sustancia la UE no se presentara como árbitro de la democracia. Que regularmente encuentra mucha más aplicación en Nicaragua que en Kiev, Budapest o Varsovia.

Dejar una respuesta