OEA

Nicaragua en la Sesión Extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA

La Embajadora de Nicaragua ante la OEA Ruth Tapia realizó este 2 de octubre ante dicho organismo la siguiente intervención:

INTERVENCIÓN DE LA DELEGACIÓN DE NICARAGUA EN LA SESIÓN EXTRAORDINARIA DEL CONSEJO PERMANENTE DE LA OEA DEL 2 DE OCTUBRE DE 2019

Muchas Gracias Señora Presidenta.

El Gobierno de la República de Nicaragua toma nota de la Conmemoración del Sexagésimo Aniversario de la creación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y considera que esta es una buena ocasión para que este Organismo realice una seria reflexión sobre el rumbo que ha tomado la Comisión y las visibles falencias existentes en su actuación que ha tenido como consecuencia un serio y profundo deterioro de la relación con los Estados Miembros de la OEA.

Representa una buena oportunidad esta Conmemoración, para que este Organismo adquiera su real y verdadera autonomía funcional y no siga siendo instrumentalizada por las agendas políticas de algunos Estados que no son parte de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, ni han reconocido la competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pero que se dedican a desestabilizar a otros países, para encubrir las graves violaciones a los Derechos Humanos que se cometen en sus respectivos países y que la Comisión calla e ignora.

Para el Gobierno de Nicaragua resulta inadmisible, la parcialidad, subjetividad y el doble rasero que insiste en seguir utilizando la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en el tratamiento de los derechos humanos en la región.

Por lo que invitamos a los Comisionados a que reflexionen sobre este crucial asunto y a que actúen con imparcialidad, y dejen de una vez por todas de seguir utilizando criterios selectivos, discriminatorios y politizados en sus Informes, dejen de traer informes llenos de mentiras a la OEA y ajusten su actuación a la función asignada por los Estados a fin de coadyuvar con imparcialidad en la Promoción y protección de los derechos humanos, de todos los países de la región para que pueda tener credibilidad como Comisión.

Como nación amante de la paz y la seguridad, seguimos avanzando en la restitución, promoción, respeto y preservación de los derechos humanos en nuestro país, de forma integral, independientemente de las campañas mediáticas y algunas ONG que utilizando noticias falsas quieren imponer percepciones y visiones negativas sobre nuestro país y nuestro Gobierno, con fines políticos y desestabilizadores.

Hemos logrado y continuamos alcanzando nuevas conquistas en el campo económico, social y cultural, que inciden en el actual progreso de Nicaragua y el desarrollo humano lo que ha permitido alcanzar un mayor nivel de vida de toda la población, con más intensidad en los grupos más vulnerables, bajo condiciones de seguridad y paz social.

El Estado de Nicaragua ha trabajado arduamente para recuperar la paz, el orden y la estabilidad en todo el país, lo que nos ha permitido ser reconocidos como el país más seguro de la región y obtener significativos logros en materia económica que permitieron reducir la pobreza general, posicionándonos como la tercera economía de más rápido crecimiento en América Latina.

En una sociedad como la nuestra, donde los distintos sectores sociales ejercen plenamente la libertad de expresión, ideología, credo político y religioso, es de esperar la existencia de diversos puntos de vistas, enfoques y/o análisis divergentes sobre un mismo hecho o ley. En este orden, el Estado de Nicaragua respeta los puntos de vistas u opiniones de todos, no obstante, considera que en todo Estado Democrático y de Derecho los diferentes sectores de la sociedad deben de respetar el orden Constitucional, las leyes y la institucionalidad para llegar a metas que beneficien a las mayorías, quienes en el libre ejercicio del sufragio universal eligieron a quienes representarían sus intereses en el seno del Estado.

A nivel nacional, regional e internacional Nicaragua ha sido reconocida como el país más seguro de la región Centroamericana y un referente en materia de seguridad en Latinoamérica, somos el tercer país menos violento de América Latina, por las siguientes razones, entre otras:

1. No existen carteles, células, bases y pistas clandestinas del narcotráfico.

2. No existen maras o pandillas.

3. Tasa promedio de homicidios más baja de Centroamérica; 7.5 por cada 100 mil habitantes.

4. Contribuimos a la seguridad regional, evitando que la droga llegue a los países del norte y se generen mayores índices de violencia y descomposición social.

5. Contribuimos a la seguridad de los países del sur de Nicaragua, evitando el traslado de la violencia procedente de los países del norte.

6. Contamos con un sistema de justicia altamente eficiente en la lucha contra el narcotráfico. 7. Protección y control de nuestros espacios marítimos, aéreos y terrestres como parte de la Seguridad Soberana para enfrentar el narcotráfico.

Existe un reconocimiento internacional de esta realidad que el Informe Global de Competitividad del Foro Económico Mundial 2019, clasifica a Nicaragua como el país más seguro de la región centroamericana.

La comisión de 7.5 homicidios por cada 100 habitantes hacen que el país más extenso de Centroamérica aparezca entre los tres de Latinoamérica con una menor tasa en ese indicador de criminalidad. Ese parámetro significa cuatro veces menos que el promedio centroamericano y solo el 6.3 por ciento de los delitos entran en el rango de alta peligrosidad.

La Corporación Latinobarómetro ha reconocido que el delito en América Latina ha crecido un 360% en los últimos 20 años, mientras en Nicaragua, se ha logrado reducir sostenidamente. Estos altos niveles de seguridad ciudadana son garantizados por las diferentes instituciones de justicia y orden público, cuyo modelo y eficiencia ha sido reconocida en diferentes informes.

El Estado de Nicaragua es consciente de que el verdadero camino para fortalecer la democracia en nuestro país, es trabajar unidos contra la pobreza, el desempleo, la violencia, el delito y la inseguridad ciudadana, por lo que continuaran siendo sus prioridades fundamentales con el objetivo de garantizar la promoción y el disfrute de los derechos humanos de los nicaragüenses.

Muchas Gracias Señora Presidenta.

La compañera vicepresidenta Rosario Murillo, comentó la intervención de la delegación de Nicaragua, encabezada por la embajadora Ruth Tapia, en la Sesión Extraordinaria de la OEA.

Tenemos también la extraordinaria intervención de nuestra delegación, ya en la voz de nuestra hermana Ruth Tapia, en la Sesión Extraordinaria del Consejo Permanente, realizada esta mañana en conmemoración del Aniversario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, expresó la compañera Rosario Murillo.

Con reflexiones muy serias sobre el rumbo que ha tomado esa Comisión en las, abro comillas, ‘visibles falacias existentes en su actuación que ha tenido como consecuencia un serio y profundo deterioro de la relación con los Estados Miembros de la Organización de Estados Americanos’”, añadió la compañera Rosario, citando a la embajadora Tapia.

Este Aniversario es una buena oportunidad para que ese organismo adquiera su real y verdadera autonomía funcional y no siga siendo instrumentalizado por las agendas políticas de algunos Estados que no son parte de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, ni han reconocido la competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pero, que se dedican a desestabilizar a otros países para encubrir las graves violaciones a los derechos humanos que se cometen en sus respectivos países y que esa Comisión, calla e ignora”, continuó citando a la embajadora Tapia.

Para el Gobierno de Nicaragua resulta inadmisible la parcialidad subjetiva y el doble rasero que insisten en seguir utilizando la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en el tratamiento de los derechos humanos en la región”, señaló la compañera Rosario, siempre citando el discurso.

Reflexionar sobre este crucial asunto, es imperativo. Hacemos el llamado a que se actúe con imparcialidad, que dejen de una vez por todas, de seguir utilizando criterios selectivos, discriminatorios y politizados en sus informes. Que dejen de presentar informes llenos de mentiras a la OEA y ajusten su actuación a la función asignada por los estados miembros de la OEA para trabajar con imparcialidad en la función de protección de los derechos humanos de todos los países de la región, para que pueda tener credibilidad como Comisión”.

Somos un pueblo amante de la paz y de la seguridad y en esa dirección garantizando paz, seguridad y derechos humanos, sociales, políticos y económicos, derechos humanos esenciales, derechos para la vida buena es que vamos avanzando”, concluyó la compañera Rosario Murillo.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén