Foro Sao Paulo

En el Foro de Sao Paulo, la unidad latinoamericana

Por Geraldina Colotti, Resumen Latinoamericano, 30 julio 2019.-

En la rueda de prensa del lunes, el PSUV presentó a los medios su balance del Foro de Sao Paulo, que terminó en Caracas el 28 de julio, fecha de nacimiento de Hugo Chávez. Diosdado Cabello, vicepresidente del partido más grande de América Latina (más de 6 millones de personas), subrayó una cifra muy evidente para cualquiera que asistió al Foro de Sao Paulo: una reunión internacional extraordinaria, que comparó a más de 700 delegados provenientes principalmente de América Latina y el Caribe, pero también de otros continentes. El dirigente destacó el alto nivel de contenido y el consenso mostrado en la declaración final sobre los principales temas que afectan a la región.

Una operación que parecía imposible hace diez años, cuando Hugo Chávez arrojó cierto desconcierto entre los militantes al proclamar la necesidad de una «Quinta internacional». Un objetivo que apareció muy lejos incluso durante el FSP que se celebró en Caracas en 2012. Luego, a pesar del contexto más favorable para la integración regional, las divisiones existentes habían hecho imposible el acuerdo alcanzado en esta ocasión a pesar de la diversidad de los componentes – partidos de diferentes orientaciones de la izquierda, organizaciones y movimientos populares -, que participaron.

Debido a la presencia de miembros más moderados, la declaración final define la identidad del foro no como anticapitalista, sino como «antineoliberal». Sin embargo, incluso cuando se afirma la frase de José Martí «el mejor modo de decir es hacer», parece que se está construyendo y presagiando algo importante, algo muy similar a una internacional, capaz de combinar diferencias, articulándolas en objetivos comunes. Venezuela es sin duda una fuerza impulsora, un laboratorio de ideas y propuestas que ha resistido durante veinte años y se proyecta internacionalmente, abrazando las demandas de liberación de los pueblos.

Venezuela es hoy una trinchera para defender, dijo por unanimidad el Foro de Sao Paulo, rechazando las injerencias y los ataques del imperialismo estadounidense y sus vasallos. Un imperialismo que, descaradamente, se quita la máscara, amenazando a cualquiera que se niegue a inclinar la cabeza, comenzando desde Cuba, Venezuela y Nicaragua, definidas como «la troika del mal». Un imperialismo que viola leyes y tratados, espacios aéreos y marítimos, creyéndose el gendarme del mundo. Lo apoyan sus títeres locales que intentan recuperar por la ventana lo que la Venezuela Bolivariana ha cerrado con la Cuarta República. Por ejemplo, intentan resucitar el Tiar, el pacto interamericano de asistencia mutua que el parlamento «en desacato», gobernado por la derecha, aprobó recientemente.

Una «asistencia» que, explicó Diosdado Cabello durante la rueda de prensa, pende de un lado, la del imperialismo: como sucedió durante el conflicto entre Argentina y Gran Bretaña por las Malvinas, cuando Estados Unidos respondió a «asistencia mutua» del lado de Inglaterra. Con la protección del imperialismo norteamericano, los verdaderos estados forajidos como Colombia hacen buen y mal clima, exportando sus recetas mortales a través de la frontera.

En el Foro de Sao Paolo, una audiencia conmovida e indignada, reunida para la reunión final, respondió «presente» a los nombres de los asesinados enumerados por la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora: seis militantes, incluida una mujer embarazada, asesinados en el Estado de Barinas por el que, aparentemente, apareció como un comando de paramilitares colombianos, en un área gobernada por la derecha y los terratenientes. Cabello también denunció el episodio pidiendo al poder judicial que arrojara luz rápidamente y recordó a los más de 300 campesinos asesinados por los terratenientes y aquellos que los protegen mientras intentaban hacer cumplir la ley que permite asignar tierras improductivas.

La presencia «activa y deliberante» de los movimientos populares, más de 300, juntos con los partidos de izquierda representaron un punto de inflexión que el PSUV promete consolidar, convirtiéndolo en un elemento clave de la dinámica del Foro, como lo es para la política nacional. Cabello reiteró esto respondiendo a las preguntas de los periodistas y anunciando la agenda que, en los próximos meses, al completar varias asambleas celebradas hasta ahora, convocará a congresistas, movimientos indígenas, comunas y movimientos feministas, porque vuelvan a circular los contenidos y las propuestas del FSP.

La presencia organizada de las mujeres caracterizó al FSP, que reiteró la necesidad intrínseca de la lucha contra el capitalismo y el patriarcado, su violencia sistémica, sus jaulas concretas y simbólicas. «Cuando aprobamos la constitución bolivariana, recordó Cabello, hubo quienes se burlaron de nosotros por querer escribirla en los dos géneros, alegando que era solo un problema semántico secundario. En cambio, gracias también a la apasionada defensa de Chávez, este camino se abrió, llevando a las mujeres al centro del liderazgo político, aunque todavía queda mucho por hacer «.

Tanto en las mesas de discusión como en la declaración final, el FSP se refirió ampliamente a Colombia, el proceso de paz pisoteado y la necesidad de detener la masacre de ex guerrilleros y líderes sociales. Y, durante el cierre del Foro, el presidente Nicolás Maduro bromeó sobre las declaraciones belicistas hechas por su homólogo colombiano Ivan Duque en la víspera del FSP, sobre la presencia de ex guerrilleros como Iván Márquez o Jesús Santrich en el Foro de Sao Paulo. «Hubieran sido bienvenidos, pero desafortunadamente no los hemos visto», dijo, recordando que, mientras las FARC buscan un proceso de paz, Duque recibe a líderes golpistas como Julio Borges y apoya las conspiraciones contra Venezuela.

Acompañado por el presidente cubano Miguel Díaz-Canel, Adán Chávez y la secretaria ejecutiva del Foro, Mónica Valente, Maduro ha vuelto sobre las etapas cruzadas por el Foro de Sao Paulo, nacido en los años del neoliberalismo desenfrenado, cuando el pensamiento dominante, al que se conformaba incluso cierta izquierda desviada, afirmó que estabamos al «final de la historia». Luego, dijo el presidente, leyendo pasajes del Libro Azul, Chávez estaba madurando su pensamiento precursor que anclaba el socialismo a las ideas de Bolívar y a la memoria de las luchas contra el colonialismo. Luego, impugnando la tesis del «fin del ciclo progresivo», Maduro interpretó los resultados del Foro, su unidad de intención y acción, la articulación de las diferencias y el propósito de una agenda común a desarrollar a nivel regional, como el comienzo de una nueva etapa: un nuevo ciclo que, dijo, llevará a la izquierda al gobierno de todo el continente.

«El imperialismo, aseguró Díaz-Canel poco antes, no nos hará retirarnos con su chantaje de nuestros principios que hemos estado apoyando durante sesenta años, ni de nuestro respaldo a Venezuela». Y mientras, en Miraflores, las delegaciones se pusieron de pie con el puño cerrado, las notas conmovedoras de la canción de Raúl Torres se extendieron: El regreso del amigo, escrito para la muerte de Chávez. Un Chávez siempre presente, recordado con bailes y discursos en el Cuartel de la Montaña donde descansan sus restos. «Chávez ahora no soy yo – dijo ante de dejar esta tierra- Chávez es un pueblo».

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén