Daniel y Rosario encabezaron el acto por el aniversario 162 de la Batalla de San Jacinto

¡El pueblo unido jamás será vencido! Con esa consigna inició la caminata por la paz y la justicia este viernes 14 de septiembre, día en el que Nicaragua celebra el 162 Aniversario de la histórica Batalla de San Jacinto.

Un 14 de septiembre de 1856 centenares de nicaragüenses defendieron la soberanía que estaba siendo pisoteada por filibusteros norteamericanos y hoy, en el 2018, es la militancia Sandinista la que defiende la paz y la seguridad, herencia de los héroes y mártires.

La población se reunió a eso de la una y media de la tarde en la Rotonda Jean Paul Genie y desde ahí salieron en avanzada los motorizados. Tras ellos miles de personas que, no importando el sol, deciden caminar para exigir pacíficamente justicia por los ciento noventa y ocho asesinados por el terrorismo golpista.

Ramón Aguilar, de la brigada de motorizados “Coro de Ángeles”, expresó que una vez más es el pueblo quien defiende al pueblo de la tiranía y la burguesía.

“En tiempo de la revolución defendimos con nuestra vida la libertad y la prosperidad de Nicaragua, y hoy lo volvemos hacer de manera diferente, saliendo a las calles de manera pacífica, sin molestar a nadie, porque queremos a nuestra Nicaragua bendita y apoyamos al mejor presidente de Nicaragua a como es nuestro comandante Daniel Ortega”, dijo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pastora Castañeda, se hizo acompañar de la bandera roja y negra y la azul y blanco como muestra del compromiso y el deseo se servir a Nicaragua.

“Estamos diciendo presente porque apoyamos a nuestro gobierno y para que sigamos avanzando en paz, para que seamos un país próspero económicamente”.

Javier Galarse, indicó que “Es importante que nosotros como jóvenes nos hagamos presentes en esta caminata y demostrarle a la gente que no nos quiere que nosotros nos manifestamos de manera pacífica y no como ellos”.

Justicia para los terroristas

Reiteró su deseo que caiga todo el peso de la ley contra los asesinos de personas inocentes y agentes policiales que cumplían el deber de garantizar la seguridad.

“Pedimos justicia por todos nuestros compañeros que han caído en manos de estos terroristas que han hecho un gran daño a nuestro país”.

Asimismo, María Fernández Calderón, afirmó que a pesar del daño que hizo mucha gente engañada por la derecha golpista, tienen que recordar que una sola bandera los une y es la de la paz y el amor a Nicaragua.

Siempre los militantes estamos dispuestos a acompañar y respaldar al comandante Daniel y la compañera Rosario porque este intento de golpe de estado no lo volveremos a permitir, aquí estamos el pueblo militante, nuestras familias y las familias de los caídos, todos unidos por la paz de Nicaragua”.

“Sepan que los queremos mucho, somos un sólo pueblo y nuestra bandera hoy 14 de septiembre a todos los nicaragüenses nos cobija”, subrayó.

Andrés, su piedra es la esperanza

Al grito de “¡Viva Nicaragua Siempre Libre! y ¡Viva Daniel! ¡Viva Daniel! ¡Viva Daniel!” la compañera Rosario Murillo saludó al pueblo de Nicaragua destacando que, en la bella tarde de septiembre victorioso, 14 de septiembre, a 162 años de distancia y Andrés, su piedra es la esperanza.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Saludó con todo el cariño y reconocimiento a nuestros hermanos del ALBA enviados por el Presidente Hermano Nicolás Maduro Moros.

Al miembro de la dirección del Partido Socialista Unido de Venezuela, nuestro querido hermano Elías Jaua.

Al embajador de Cuba, representación de esa Cuba heroica de Martí, de Fidel, de Raúl, compañero Juan Carlos Hernández Padrón, de la Cuba heroica de Miguel Díaz-Canel, nuestro querido hermano.

Desde Bolivia, la Bolivia de Evo Morales, Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, hermano solidario, hermano combatiente, nuestro querido compañero embajador José Percy Paredes.

Desde Venezuela, el compañero embajador siempre presente, activo y combatiente, José Francisco Javier Arrue.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Y de esta Centroamérica en la que mañana celebramos el 197 Aniversario de la Independencia, a tres años de bicentenario que vamos a celebrar todos juntos, Dios mediante, procurando bienestar, procurando derechos, procurando felicidad para nuestros pueblos, desde nuestra Centroamérica, el hermano embajador Carlos Antonio Ascencio Girón en representación del pueblo salvadoreño”, subrayó.

“Vamos adelante, en fe, en familia, en comunidad. Vamos adelante como nicaragüenses heroicos, hijos de Andrés, hijos de Diriangén, hijos de Sandino, hijos de Darío. ¡Adelante que es nuestro el porvenir!”, enfatizó.

San Jacinto, primera derrota del expansionismo yanqui

El Presidente Comandante Daniel Ortega en su discurso ante una multitud de simpatizantes sandinistas resaltó que hoy 14 de Septiembre, se conmemora “el 162 Aniversario de la primera derrota del expansionismo yanqui en Nicaragua”.

“Le vamos a comentar a Elías (Jaua), querido compañero, querido hermano, compañero bolivariano, hijo de Bolívar, hijo de Chávez, y dando la batalla con Nicolás, nuestro saludo al presidente Nicolás Maduro, nuestra solidaridad”, expresó el mandatario.

También dijo que le comentaba al embajador de Cuba, Juan Carlos Hernández, al embajador de Bolivia, José Percy Paredes, al embajador de El Salvador, Carlos Antonio Asensio Girón, al embajador de Venezuela, José Francisco Javier Arrúe, los cuales, dijo, representan, “una delegación, una representación, del ALBA PETROCARIBE, porque ahí estamos muchos más, en el ALBA PETROCARIBE”.

Sobre el ALBA-PETROCARIBE, resaltó que es una “organización que está dando la batalla por la soberanía, por la independencia, por la libertad, por la justicia, por la paz de nuestros pueblos”.

Habla la juventud Bolivariana

Luego presentó a la joven Genifer Garvet, presidenta de la Federación Venezolana de Estudiantes de Educación Media, coordinadora nacional de la Organización Bolivariana Estudiantil, a quien invitó a expresar un mensaje al pueblo nicaragüense.

Garvet dijo: “¡Que viva Nicaragua! Bueno, transmitirles en nombre de toda la juventud venezolana y en nombre de todos los estudiantes la solidaridad con el pueblo de Nicaragua, un pueblo que no se rinde, un pueblo que está consciente del papel histórico que juega. Hoy Venezuela le dice a nuestro hermano país de Nicaragua, que no están solos, cuentan con un país hermano, cuentan con los hijos de Bolívar, ustedes hijos de Sandino, para construir el proyecto revolucionario”.

“Porque nosotros, hijos de Bolívar, sabemos que el camino correcto para construir un país potencia, un país que soñamos, es el camino de la paz, es el camino del diálogo, es el camino del amor, y por eso es que aquí en Nicaragua, el pueblo dice, ‘¡Nuestro Comandante Daniel, se queda!’ Y cuenta con el pueblo venezolano, con los estudiantes, con la juventud, con nuestro presidente Nicolás Maduro y que su lucha es también nuestra lucha, y juntos haremos este mundo un mundo revolucionario, muchas gracias”, expresó la dirigente estudiantil venezolana.

La Paz, el gran compromiso de nuestros pueblos

El Presidente también presentó a la joven Natalia Jaua, miembro de la Dirección Nacional de la Federación de Estudiantes de Venezuela.

“Los saludamos, a Nicolás y cuando saludamos al embajador de Cuba, Martí, ¡y pensar en Martí es pensar en Fidel! Y en Raúl, y en Miguel Díaz Canel, que está ahora siguiendo los pasos de Martí, de Fidel y Raul”, dijo.

“Y cuando hablamos de Bolivia, es hablar de ese pueblo heroico, ese pueblo luchador, ese pueblo que ha sabido defender su identidad y su soberanía con Evo Morales a la cabeza”, añadió.

El comandante destacó que ese país ha sabido ser solidario con todos los pueblos en lucha. “Y cuando hablamos de El Salvador, hablamos de un pueblo que conocimos muy bien, un pueblo que está aquí en el vecindario, en el vecindario de Centroamericano”, agregó.

Señaló: “Ahí está El Salvador aquí nomas. ¿Cuántos salvadoreños han vivido en Nicaragua, cuántos nicaragüenses han vivido en El Salvador?”

“Hablar de El Salvador y la lucha de ese pueblo por la justicia, por la paz; (es) hablar de la lucha de Farabundo Martí que combatió con Sandino en la montaña, hablar de la lucha de Schafik Handal, nuestro querido hermano”, dijo.

Hablar de la lucha de Salvador Sánchez Cerén, Comandante, presidente de la hermana república de El Salvador, ese pueblo valiente, ese pueblo heroico. Bolivia, Cuba, El Salvador, Venezuela, pueblos hermanos, están presentes en esta lucha que estamos librando aquí los nicaragüenses”, resaltó el presidente.

“Luchar por la paz, ese es el gran compromiso que tenemos todos los países latinoamericanos y caribeños. Fue uno de los primeros compromisos que asumimos, cuando recién se había logrado el milagro de que tuviésemos un punto de encuentro, un punto de unidad, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), nacerá y fue en Cuba donde ahí tuvimos a América Latina y el Caribe, zona de paz, así lo dijimos y así lo defenderemos, América Latina zona de paz”, expresó.

“Y le comento aquí a los hermanos embajadores, y a las jóvenes dirigentes estudiantiles de Venezuela, que esta fecha es una fecha que respetamos todos, desde pequeños”, explicó.

Por primera vez defendimos nuestra indepedencia 

“Lo que primero se nos graba es esta fecha, es cierto, conocemos y se nos graba la fecha de independencia de España, pero está ahí con mucha fuerza esta fecha, porque es la fecha en que los nicaragüenses y centroamericanos defendimos por primera vez a estos países ya independientes, los defendemos de la invasión del yanqui”, dijo.

“Ahí todos unidos defendimos, y la Batalla de San Jacinto, el 14 de septiembre de 1856, es el testimonio de esas batallas que se libraron en Nicaragua y esa gran victoria donde esa casa hacienda, ese 14 de septiembre, los patriotas nicaragüenses, acompañados de indios flecheros de Matagalpa, resistieron y derrotaron a los yanquis invasores”, precisó.

“Y tengo aquí de Rubén (Darío), Rubén era poeta, poeta extraordinario, universal, y también Rubén ejerció como periodista”, explicó.

“Y les voy a leer unos párrafos de un escrito de Rubén que fueron publicados el 28 de septiembre del año 1912, en La Nación de Buenos Aires con el título, El Fin de Nicaragua”, explicó el mandatario nicaragüense.

El Comandante Daniel Ortega comenzó a leer el texto de Rubén Darío:

“En tiempos de Walker, era el tránsito por Nicaragua de aventureros que iban a California con la fiebre de oro. Y con unos vaporcitos en el Gran Lago, o lago de Granada, comenzó la base de su fortuna el abuelo Vanderbilt, (era el dueño de la naviera de los Estados Unidos y vino a hacer negocios aquí a Nicaragua), tronco de tanto archimillonario (fue la raíz donde se multiplicaron otros millonarios a costa del negocio aquí en Nicaragua) que hoy lleva su nombre.

William Walker era ambicioso; mas el conquistador nórdico no llegó solamente por su propio esfuerzo, sino que fue llamado y apoyado por uno de los partidos en que se dividía el país”.

“Fíjense bien, como que la historia se repite, siempre están los peleles vende patrias llamando al Yanki. Y ahí lo dice bien Rubén”, comentó el Presidente Daniel.

Sigue leyendo el Comandante el texto de Rubén:

“Luego habrían de arrepentirse los que creyeron apoyarse en las armas del extranjero peligroso. Walker se comió el mandado, como suele decirse. Se impuso por el terror, con sus bien pertrechadas gentes. Sembró el espanto en Granada. Sus tiradores cazaban nicaragüenses como quien caza venados o conejos.

Fusiló notables, incendió, (incendió Granada, fíjense las historias se repiten) arrasó. Y aún he alcanzado a oír cantar viejas coplas populares:

La pobre doña Sabina
un gran chasco le pasó,
que por andar tras los yanques
el diablo se la llevó.”

“¡Qué piensen bien los Sabinos y las Sabinas, que andan detrás del yanque rogándole de rodillas! ¡Qué la piensen bien!”, enfatizó el comandante, agregando “que vean lo que dice Rubén”.

Y el Comandante leyó otra copla que decía, hablando de cómo quedó Granada, destruida, arrasada:

“Por allá vienen los yanques con cotona colorada
Gritando ¡hurra!, ¡hurra!, ¡hurra!
En Granada ya no hay nada.”

“Porque ese fue el rótulo que dejaron en Granada después que la incendiaron, ‘Here was Granada’, Aquí fue Granada. Incendiada totalmente Granada, fíjense como se parecen las cosas”, subrayó el Comandante.

Y dice Rubén Darío: “Y llegó Walker a imperar en Granada y tuvo partidarios nicaragüenses y hasta algún cura le celebró en un sermón, con citas bíblicas y todo en la parroquia”.

¡Nunca más esos crímenes!

El comandante Daniel afirmó que todo el horror infundido por los terroristas golpistas a las familias nicaragüenses son cosas que no volverán a suceder porque hay un pueblo comprometido con la paz.

“¡Cuántas cosas! Es la historia aquí resumida por Rubén, por eso es que hemos dicho que esos días de terror, esos días de horror, esos días diabólicos que nos recuerdan los días de horror, los días diabólicos, cuando William Walker mataba, asesinada a los nicaragüenses, e incendiaba también”, señaló el Comandante.

Agregó que “hemos dicho que esos crímenes, esos actos criminales, no se volverán a repetir en Nicaragua y aquí está este pueblo que está comprometido en esa batalla por la paz. Y aquí está este pueblo que jura:

¡Juramos que vamos a defender la Victoria!
¡Juramos que vamos a defender la Libertad!
¡Juramos que vamos a defender a las Familias Nicaragüenses!
¡Juramos que vamos a defender la paz aún a riesgo de nuestra propia Vida!
¡Qué Viva el 162 Aniversario de la Heroica Batalla de San Jacinto!
¡Qué Viva Andrés Castro!
¡Qué Viva José Dolores Estrada!
¡Qué Viva la Unidad de los Pueblos Latinoamericanos y caribeños!
¡Qué Viva la Paz! ¡Qué Viva la Paz! ¡Qué Viva la Paz!”