#NicaraguaQuierePaz

Nicaragua instalará Comisiones de Paz, Justicia y Reconciliación en todo el país

La compañera vicepresidenta Rosario Murillo, anunció este martes que en los próximos días se instalarán las Comisiones de Paz, Justicia y Reconciliación para garantizar que la tranquilidad que vive el país sea duradera.

“En nombre de Jesús y en el nombre suyo, el nombre de Jesucristo, príncipe de la paz, estaremos en los próximos días instalando las comisiones de reconciliación, desde la justicia para la paz en todo el país”, dijo.

Añadió que, como parte de la cultura de paz, “hemos trabajado capacitándonos todos y ahora vamos a trabajar la instalación de las comisiones de justicia, reconciliación y paz en todo el país, para seguir uniéndonos en una sola voz y un solo corazón para garantizar que la paz que ya tenemos sea duradera”.

“Porque todos sin excepción hayamos comprendido que debemos vivir como hermanos. Vivir en paz, fortalecer la justicia y la reconciliación, reencontrarnos y avanzar reponiendo lo destruido por el odio, por la ambición, por la avaricia”, resaltó.

Hay que trabajar reponiendo lo destruido por el egoísmo, abriendo corazones a la sensibilidad cristiana y a la solidaridad, enfatizó

La compañera Rosario Murillo dijo que “Nicaragua de todos en el bien de todos, debe guiar nuestras mentes y nuestros corazones para restaurarnos y avivar todo lo mejor de cada uno para lo mejor de todos”.

Añadió que este 7 de mayo los nicaragüenses estamos llenos de alegría porque es el mes de la tradición festiva de nuestro país.

“Cuántas familias en Nicaragua celebran tantas cosas, en el mes de mayo, Mes de las Madres, mes de festividades de nuestra madre María, mañana precisamente, a partir de hoy está ya la peregrinación en Cuapa”, añadió.

Dijo que ha recibido fotografías de esa peregrinación, de familias que acampan inclusive alrededor del santuario, para estar presentes mañana en la misa solemne en la que se invoca a María santísima, nuestra madre, bendiciendo, protegiendo, con su manto a las familias nicaragüenses”.

Queremos paz, justicia y reconciliación

Señaló que son familias “queremos reconciliación desde la justicia, familias queremos que se reconozca el derecho del pueblo bueno de Nicaragua, pueblo cristiano, de fe, de confianza en Dios, de esperanza, que haya justicia, reparación, al compromiso de no repetición”.

“Porque aquí no reine el odio, que aquí reine el amor, lo hemos dicho tantas veces, ese paréntesis terrible de perversidad y de odio, producto de la ambición y el egoísmo no volverá”, afirmó.

Abogó por que se reconozca el daño que se ha hecho y se sigue haciendo a las familias nicaragüenses.

Instó también a que los que desataron la inestabilidad reconozcan “la responsabilidad que tienen en ese daño que se hizo a un país que venía tan bien, reconocido en el mundo por los organismos internacionales, los éxitos en el manejo de la economía y, sobre todo, en el manejo de la justicia social, desde los éxitos económicos”.

Recuperar los buenos rumbos del país

“Que se reconozca el derecho de las familias nicaragüenses a recuperar los buenos rumbos que traíamos, nuestro pueblo bueno, un pueblo lleno de bondad y generosidad, un pueblo solidario, un pueblo cristiano, un pueblo de fe, un pueblo que confía en Dios desde la mañana hasta la hora de dormir”, reiteró.

“Un pueblo que invoca a Dios en todos los momentos de nuestra vida, invocamos a Dios. Y así estamos invocándolo hoy para que se reconozca que la reconciliación pasa por la justicia, la reparación y la no repetición. El compromiso de no repetición”, añadió.

“Hemos tenido en nuestra historia reciente el sufrimiento impuesto a Nicaragua en el pasado que no volverá, porque el pasado no volverá. Hemos tenido conocimientos, experiencias, trabajo exitoso, desde el reconocimiento que la reconciliación pasa por la justicia”, abogó nuevamente.

Un reclamo justo: Cesar medidas unilaterales

“El reclamo que hace nuestra delegación ante la Mesa, es que se reconozca el daño que se ha hecho a las familias, a la economía y al compromiso cristiano, solidario, de lucha contra la pobreza”, dijo la compañera Rosario Murillo.

Instó a unir las voces “a la exigencia de suspender y cesar todas las medidas unilaterales, arbitrarias, ilegales e injustas que a solicitud de unos cuantos, que no parecen nicaragüenses, gente con poco sentido de sensibilidad, de solidaridad con el prójimo, a solicitud de esos cuantos, se fueron aplicando y hay quiénes todavía siguen invocando que se apliquen para continuar destruyendo la economía de Nicaragua, creyendo que con eso sus ambiciones van a prevalecer”.

“Pero no es así. No es así. Como pueblo de Dios nosotros sabemos que no es así y sabemos también que Dios guarda nuestras vidas, que no sentimos temor del enemigo”, enfatizó.

Indicó que Dios nos esconde de los consejos secretos de los malignos, de la conspiración de los que hacen iniquidad, de los que afilan como espadas su lengua y lanzan cual saetas palabras amargas, para, precisamente, asediar a escondidas al íntegro y de repente, la asedian y no tienen temor de Dios.

“Nosotros sabemos, como pueblo de Dios, que la inequidad no prevalece, la maldad no prevalece, la perversidad no prevalece”, dijo.

“Tenemos que alcanzar acuerdos alrededor de la justicia. Y cuando hablamos de estas medidas ilegales, unilaterales, nunca nos hemos referido a personas particulares”, destacó.

“Nos referimos al daño que se ha hecho al pueblo nicaragüense con estas medidas. Y a todos los sectores de nicaragüenses. Lo que pasa es que algunos que no piensan como nicaragüenses, y bueno, el llamado es a que seamos abrir corazones, abrir conciencias, aquí en esta Nicaragua sagrada hemos nacido todos”, explicó.

Y llamó a pensar con espíritu nicaragüense que sabe de honor, que sabe de luchas, que sabe de la valentía, de heroísmo y sobre todo de amor.

“Así estamos invocando a Dios en cada momento de nuestras vidas para que la justicia impere desde el compromiso de reparación y no repetición”, reiteró.

“Así estamos trabajando todos los días para hacer valer el derecho del pueblo nicaragüense a la justicia, a la reparación y al compromiso de no repetición como base de los caminos de entendimiento y reconciliación que debemos de recorrer”.

Leía precisamente el Salmo 64, donde dice : Obstinados en sus inicuos designios, tratan de esconder sus lazos, y dicen: ¿Quién nos va a ver? Inquieren iniquidad, y el íntimo pensamiento de cada uno, así como su corazón, es profundo desde la iniquidad. Más Dios los herirá con saeta; de repente aparecerán sus plagas. Sus propias lenguas los harán caer; se espantarán todos los que los vean. Y entonces todos los Hombres (todas las Mujeres) anunciarán la Obra de Dios, y entenderán sus hechos. Se alegrará el Justo en Jehová, y confiará más y más en Él; y se gloriarán todos los rectos de corazón.

 

“Gloria a Dios. Este es un pueblo, nuestro pueblo, recto de corazón, decimos Gloria a Dios y sabemos que la justicia llega, que Dios no olvida, y que este pueblo bueno, pueblo de fe, pueblo de esperanza, pueblo de confianza va adelante en el nombre poderoso de Jesús”, dijo la compañera vicepresidenta.

Trabajando duro por la paz

Más adelante señaló que “estamos trabajando duro con todo el cariño, el respeto, el reconocimiento a esa incesante actividad propia del espíritu de los nicaragüenses, que desarrollamos en todo el país, porque vamos adelante porque estamos trabajando duro para prosperar a pesar de los pesares”.

“Porque desde nuestra valentía de pueblo trabajando, honrado, bueno, vamos adelante y no cesamos en nuestra demanda de lograr, es un clamor nacional, que se reconozca que la reconciliación pasa por la justicia, con reparación y compromiso de no repetición”, recalcó.

No olvidamos

“No olvidamos, perdonamos porque somos cristianos, reconocer los errores es propio, es signo de humanidad; avanzamos y queremos avanzar en restauración y unión, pero para eso debemos ser capaces de ponernos en el lugar de quienes han perdido tanto, de quienes por odio, egoísmo y ambición, han perdido tanto, siguen perdiendo pero es imprescindible que recuperemos la confianza entre todos y que hagamos un llamado como una sola y digna voz nicaragüense por gracia de Dios, contra la injusticia, la arbitrariedad, la ilegalidad y por el restablecimiento en Nicaragua de los buenos rumbos que traíamos con las condiciones óptimas para seguir combatiendo la pobreza como cristianos”, sentenció finalmente.

Deja un comentario

Tema creado por Patria Libre o Morir | PLOMO