Por: Leopoldo Rivas
Comandante Guerrillero. General en retiro.

Quieren el poder ya. Quieren el poder a la fuerza. No quieren esperar a las elecciones. Pero esta película ya la vimos y con creces.

Cuando un sector del golpismo (los Chamorro-Lacayo) tomó el poder en los 90, tras una década de desgaste por la guerra, comprobamos dos cosas:

1. Que el imperio y el somocismo eran los que estaban detrás de todo.

2. Que la implementación de las políticas neoliberales hirieron en lo más profundo a las clases medias y bajas, destruyendo para su interés, lo que beneficiaba al pueblo.

Cuando los golpistas gobernaron:

Desbarataron con su pretendida privatización, el sistema de salud, cobrando por exámenes, extracciones dentales, medicamentos y en el peor de los casos negándolo porque simplemente no había. Todavía está pendiente la tarea de levantar el censo de todos los fallecidos entre los años 1990 a 2006, muertos por enfermedades curables y que murieron por la falta de medicamentos. Fueron otras víctimas del neoliberalismo.

Desbarataron con su pretendida privatización la Seguridad Social, convirtiendo las clínicas previsionales en antros de horror para el asegurado y fuente de corrupción (recuerden a Martín Aguado). Eliminaron muchos beneficios, las pensiones reducidas y ordenaron al estado no pagar la cuota correspondiente al INSS, cosa que fue secundado por la empresa privada, o sea la empresa golpista de hoy. Resultado, un INSS quebrado.

Desbarataron con su pretendida privatización el sistema de educación pública, fomentaron las escuelas de dos aulas, el dichoso y dañino multigrado de Arnoldo Alemán, cobraban por todo, incluyendo para ir a los urinarios, privatizaron los bares escolares y la infraestructura fue destruyéndose en esos 16 años. El analfabetismo funcional se impuso, miles y miles de jóvenes les temblaba la mano para poner su nombre. Claro, el sistema neoliberal no necesitaba gente formada, sino cortadores de maní, caña, café, arreadores de ganado y tuteadores de sacos.

Desbarataron con su pretendida privatización nuestra Reforma Agraria, para lo cual utilizaron tres formas:

  1. Entregaron a sus antiguos dueños (somocistas) más de 300 empresas área propiedad del pueblo y negociaron las empresas del pueblo. Ejemplo: Cartonica en León, que tenía una maquinaria francesa que olía a nueva todavía, como la fundidora, todos los tornos y fresadoras de alta tecnología, que ni fueron estrenados, estas dos empresas fueron quebradas y vendidas fraudulentamente, sus trabajadores engañados y lanzados al desempleo, hoy son galerones al servicio de las zonas francas.
  2. El sistema bancario (hoy golpista) no financiaba a las cooperativas y productores individuales objetos de la reforma agraria, los cuales se vieron obligados a mal vender sus propiedades a precio de guate mojado, como ejemplo de eso recuerden el caso de la Chinampa, finca comprada a una cooperativa por el Doctor Arnoldo Alemán Lacayo. 3. Regreso de las propiedades a los llamados tristemente “gringos caitudos” de miles de propiedades rurales y urbanas, con el correspondiente desalojo.

No contento con esto, desbarataron las propiedades del estado. Quien no se acuerda de la venta del ferrocarril, “por no ser rentable” dijo Toño Lacayo y vendieron las locomotoras recién compradas al Canadá, los vagones, los rieles y hasta los durmientes y los pernos, hoy ese tren no rentable, si funciona y es rentable transportando Salitre y Cobre en Chile, todavía se pueden ver pintadas las locomotoras de Rojo y Negro y ver pintado el nombre de una de ellas “Aracelly” en homenaje a Aracelly Pérez Darias, asesinada por la Guardia Somocista junto a todo el estado mayor del Frente Occidental Rigoberto López Pérez, un 16 de abril de 1979. Pero no les bastó con eso, vendieron nuestra comunicación a BellSouth y luego ésta se lo vendió a Movistar. Montelimar fue vendido, después la compró otro y finalmente la compró el grupo Barceló. Como no pudieron privatizar toda la energía eléctrica, privatizaron su comercialización, ese derecho se lo vendieron a Unión Fenosa, ahora Disnorte y Dissur, etc, etc. Pero también pretendieron privatizar el agua potable, pero ahí se enfrentaron a un muro popular. También pretendieron privatizar las universidades, al negarle el derecho ganado con la lucha estudiantil por el 6%. Lucha que costó sangre y lágrimas de los estudiantes y profesores universitarios.

Esta película ya la vimos y nos costó mucho. Muertes, desnutrición, analfabetismo, desempleo (cambio sin violencia, dijo Alemán, arremanguémosnos la camisa dijo Bolaños, reconciliación (aguantemos todo) dijo la Violeta).

Si nos fijamos los mismos actores del somocismo se juntan ahora en la élite golpista (Anastacio Somoza Portocarrero, financiador del golpe) los mismos actores de la guerra contra revolucionaria se juntan ahora en la élite golpista, (los alcaldes contras de Mulukuku y La Trinidad, asesinos de policías y manifestantes desarmados) Los mismos actores de los 16 años del Neoliberalismo (Humberto Belli, jefe del Opus Dei por ejemplo, y las ong’s creadas en esos años, la Vilma Núñez, la Azalia Solías, etc, etc, todas creación del neoliberalismo. Son todos los mismos actores y es por eso que impusieron caras nuevas, en líderes estudiantiles y campesinos, como Cuadra, Alemán, la Ramírez y Medardo) porque todos sabemos que son los mismos, somocistas, oligarcas, promotores del aborto y el matrimonio gay, haaa se me olvidaba, sacaron a relucir el verdadero rostro de la jerarquía católica, donde pusieron al servicio de golpe a toda su infraestructura: templos, seminarios, casas de retiros, colegios y a todos sus funcionarios, sacerdotes, monjas, sacristanes y monaguillos). Pero también agregaron más financiadores: Los narcotraficantes, todos sabemos que así como la Chica Ramírez pasaba el queso con carné tranque a tranque, así pasaba la droga (la DEA reporta que en los meses de mayo, junio y julio, es cuando más droga ingresó a los países al norte de Nicaragua y el otro actorcito fue el narcomenudeo, todos los vimos, los tranques se organizaron alrededor del narco expendio del barrio, ejemplo de eso son los Zeta y la Patrona de Monimbó.

Pero hay un ingrediente más que le echaron a la sopa hirviendo del GOLPE y es la aplicación del concepto del Fascismo que es la ideología y movimiento político de carácter totalitario y antidemocrático; creado por el dirigente italiano Benito Mussolini y que su máximo expresión fue alcanzado por Francisco Franco y Adolfo Hitler con el Nazismo. En que lo vemos reflejado en el intento de golpe?: En la Intolerancia, promovida por el MRS y la Iglesia Católica, al contratar un ejército de pandilleros, delincuentes, drogadictos, alcohólicos, tasando la acción, por eso es que filmaban todo lo que hacían, para cobrar: su estancia en los tranques C$ 500.00 córdobas, incendiar una casa: C$ 10,000.00 córdobas, asesinar un Policía también tenía un precio, quemar a un sandinista también estaba tasado, he ahí, en esta orden de destruir, asesinar, quemar, violar es que está aplicada la ideología fascista.

¿Pero cómo un miembro de la pandilla 8 de marzo, o un miembro de la pandilla las Cajetas, aprendieron esa ideología? Fácil, se las enseñó el sacerdote, el líder de la UPOLI era un cura católico, ellos son por naturaleza totalitarios, son por naturaleza autoritarios, son por naturaleza anti revolucionarios, es por eso que los protegieron en las iglesias, que el avituallamiento se recogía y se distribuía desde las iglesias, es por eso que los colegios religiosos como el de Jinotepe fueron convertidos en centros de tortura, tipo campo de concentración Nazi.

Esta película ya la vivimos y el pueblo sufrió mucho, demasiado, diría yo, es por eso que el sandinismo debe unirse para esclarecer al pueblo y contarle la verdad, que fue falseada por las mentiras de las redes sociales, que fue distorsionada por los medios de difusión, es por eso que a Mora, le pagaron tantos dólares, necesitaban un medio creíble y a él se le aflojaron los calcetines, por no decir el calzón, al ver tanta plata y promesas de poder juntas.

Esta película ya la sufrimos y el pueblo valiente de Nicaragua no se merece más sufrimiento, es por eso que todos debemos reforzar la labor de la policía, vigilando, integrando la policía voluntaria, organizándonos para formar la autodefensa, porque si bien es cierto que los golpistas, no pudieron, ni podrán, también es cierto que tienen la intención de seguir creando zozobra, pesadumbre, tristeza, dolor, angustia, (que es otra forma de difundir su ideología fascista).