Memoria

Nicaragua rinde homenaje al Comandante Carlos Fonseca

«El Comandante Carlos Fonseca tomó la bandera de Sandino y hoy es continuidad histórica»

Daniel Ortega

La dirigencia nacional y el pueblo reafirmaron el compromiso con el legado del Héroe nicaragüense en el Mausoleo de los Comandantes de la histórica Plaza de la Revolución

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, destacó la noche de este viernes la relevancia de la figura del Comandante Carlos Fonseca Amador en el pasado, presente y futuro de Nicaragua, en el acto por el aniversario 43 de su paso a la inmortalidad.

Encabezado también por la Vice Presidenta, Compañera Rosario Murillo, representantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional, de las instituciones del Estado y el pueblo todo acudieron a reafirmar su compromiso con el legado del Héroe nicaragüense en el Mausoleo de los Comandantes en la histórica Plaza de la Revolución.

En su discurso refirió que la historia se repite, desde Cristo hasta nuestros días. “Y qué duro fue para Cristo su tránsito por la tierra. Los sacerdotes que ocupaban los templos lo difamaron, lo vilipendiaron, lo calumniaron, le hicieron la guerra. Sepulcros blanqueados, les llamó, y que habían convertido los templos en mercados. Le tocó librar esa batalla solo con el acompañamiento de los pobres, de los humildes, de los descalzos, mientras que los que estaban sometidos al imperio romano que era el imperio dominante en esa época, le hicieron una guerra tan terrible en nombre de Dios, porque eran los sumos sacerdotes, eran las máximas autoridades jerárquicas en esa Tierra Santa, esas tierras benditas y fueron los primeros en ir a acusarlos ante los gobernadores, el gobernador que tenía el imperio romano ahí en esas tierras, y a pedir su cabeza”, indicó el Presidente.

Luego, agregó: “Fíjense cómo la historia, cómo que se repite. Porque hay unos cuantos que deben ser descendientes de esos sumos sacerdotes que viven pidiendo, pidiendo que se crucifique a Nicaragua, porque es al pueblo al que quieren crucificar y junto con los sumos sacerdotes están los que nuestro general Sandino llamó los ‘peleles’, los vendepatrias que van de rodillas a pedir que se crucifique a Nicaragua”.

Asimismo, dijo que Sandino levantó la bandera Roja y Negra para defender a la Patria… y Carlos lo que hizo fue tomar la bandera de Sandino.

“Sandino fue el que levantó la bandera roja y negra ¿para qué?, para defender a la patria, para defender a Nicaragua, para defender la bandera azul y blanca que estaba enlodada, que estaba entregada a manos de la tiranía y sus cómplices. E igual, Carlos lo que hizo fue tomar la bandera de Sandino. Esa bandera no la inventó Carlos, simplemente Carlos no es más que la continuidad histórica de Diriangén, de Tomás Ruiz, de Andrés Castro, de José Dolores Estrada, de Zeledón, de Sandino, ese es Carlos: la continuidad de una historia donde, independientemente de los resultados de las batallas que a lo largo de la historia se han presentado, esas banderas por la libertad, por la justicia, por la paz no pueden desaparecer mientras estén ahí presentes las causas, mientras estén ahí los males que provocan esa falta de libertad, de justicia y de paz, por eso es que Carlos ya se había multiplicado, su pensamiento, su enseñanza”, señaló Daniel.

Indicó que esas son algunas de las múltiples razones por las que su figura se ha multiplicado. Era un maestro. Siempre enseñó y aprendió, de él aprendí que había que conversar, preguntar, de las condiciones de las familias, manifestó.

Carlos siempre estuvo muy convencido de las raíces históricas de Nicaragua. Leía, escribía y hablaba mucho de historia y ese pensamiento lo trasladaba. Conocía la realidad de los campesinos, de los trabajadores, del pueblo, refirió.

Recordó los tiempos de lucha del Comandante Carlos Fonseca Amador, su carácter firme y revolucionario y su entrega en los momentos más difíciles de la lucha sandinista, por “eso le rendimos homenaje en este día heroico”.

“Y aquí está Víctor, comandante Tirado (López), que bien lo recuerda, las condiciones que existían en ese momento allá en la montaña. Y aquí está Bayardo (Arce), cuando nos reuníamos con Eduardo Contreras, después de retornar de Cuba, el comandante del comando Juan José Quezada, Eduardo Contreras y el objetivo de esas reuniones tenía que ver con un acuerdo que habíamos tomado con Carlos. Había que venir aquí a promover una reunión y cómo el sitio más seguro parecía que era la montaña y que de esa reunión pudiese salir la unidad. Y transitando la montaña Carlos, (…) buscando cómo llegar al campamento central donde luego iríamos a la reunión de la unidad, ahí Carlos, acompañado de Francisco Rivera, ‘El Zorro’, y de otros compañeros, al final Carlos con Crescencio Aguilar, campesino originario de Kuskawás y Benito Carvajal, sin poder tomar contacto todavía, cae Carlos y con sus ojos miopes que apenas si le permitían ver, pero que tenía un corazón tan grande que le permitía llegar más lejos y más allá, hasta lo que era la conciencia y el alma de los nicaragüenses”, relató.

“Y aquí en Managua, haciendo contacto para poder hacer realidad esa reunión. Eduardo Contreras al día 7 de noviembre por la noche, ahí Eduardo, su seudónimo era Marcos, comandante Cero, con un campesino que había llegado de la montaña, Rogelio Picado, para buscar la forma, porque estaba incomunicada la guerrilla en la montaña con la ciudad, estaba incomunicada. eso es aislamiento, eso sí es aislamiento… Y estábamos con Eduardo aquí, buscando contacto con la columna que comandaba Víctor Tirado y buscando cómo hacer contacto también con Francisco Rivera y mientras tanto Carlos está viviendo ese momento crítico, yo diría perdido en la montaña, sin una brújula que le indicara con toda claridad cómo llegar al punto. Y Eduardo aquí desplazándose, a tomar contacto al lado de Ciudad Sandino, en los repartos cercanos a Ciudad Sandino y por otro lado Carlos Roberto Huembes que se encontraba en esa zona en El Doral, cae en combate la noche del 7 de noviembre en condiciones de aislamiento. Recuerdo que con Eduardo ahí en el reparto Schick una familia muy humilde que vivían de echar tortilla (…) ellos eran los que nos daban a nosotros abrigo, ellos nos brindaban su casa. No eran los capitalistas, los capitalistas odiaban a Carlos. No eran los ricos, odiaban a Carlos. Los ricos y los capitalistas estaban muy bien con Somoza, haciendo cada día más plata y había crecimiento económico, es cierto, pero ¿a quién le quedaba la riqueza? ¿a quién le quedaban las ganancias que producían los trabajadores, los campesinos, los obreros? ¿a quién le quedaban esas ganancias? A los grandes capitales y a Somoza, eran incapaces de colocar recursos para la educación, algo tan elemental, tan fundamental”, añadió el mandatario.

Asimismo, rememoró las precarias condiciones del pueblo nicaragüense durante la dictadura somocista. Es una historia que no se puede olvidar y contra ese monstruo estaba luchando Carlos.

“Yo no me canso de repetir que la mejor prueba de la barbarie del sistema de explotación que instauraron los yanquis aquí en Nicaragua a través de los Somoza, en que mantuvieron durante largos años, primero los servicios de salud, ¿cuánto nicaragüenses murieron entonces por falta de atención médica, por falta de medicamentos porque no había sensibilidad? No era una prioridad desarrollar el sistema de salud ¿y cuántos nicaragüenses sin poder leer y escribir? Por eso es que cuando triunfa la revolución, ¿qué nos encontramos? casi 60 % de analfabetismo, había que cumplir el mandato de Carlos: ‘enséñenles a leer’ y ahí fue la juventud, fueron los maestros hasta el último rincón de la montaña a enseñarles a leer”

Expuso que en ese momento Carlos ya se había multiplicado, su pensamiento y sus enseñanzas. Cuando una causa es justa los hombres y mujeres levantan las banderas de esa causa, Sandino levantó la bandera de una causa justa, inspirado por el ejemplo de Zeledón, afirmó.

El Presidente de la República insistió en que el pueblo de esta Bendita Tierra avanza en pos del progreso, motivo por el cual le decimos a Carlos, a Sandino, a Zeledón, a José Dolores Estrada, a todos nuestros Héroes y Mártires que aquí el pueblo, la juventud, tus mujeres, tu gobierno, este es el gobierno de Carlos Fonseca Amador.

Daniel manifestó que el pueblo no quiere confrontación, anhela paz, estabilidad, y mencionó que nadie quiere que se repita la historia golpista de abril, la inmensa mayoría no desea esa situación.

De igual manera, instó a los empresarios nicaragüenses a respetar las leyes económicas que rigen en el país y a establecer el diálogo a partir de esas normas, al tiempo que criticó la campaña política de los grupos golpistas dentro del territorio nacional.

Ellos que tanto defienden las reglas del mercado, en sus cálculos tienen que poner que tienen que pagar impuestos y un salario mínimo. Nosotros seguimos trabajando y las puertas están abiertas para los empresarios dispuestos.

Comunicó que mientras algunos desarrollan la economía familiar, trabajan dentro de las leyes del mercado y tienen una dirección que son las instituciones económicas, hay otros aferrados a su plan golpista, pero sus empresas tienen que respetar las leyes.

El Comandante Daniel llamó a frenar las artimañas de aquellos que quieren sembrar el terror con sus análisis económicos, porque desean exoneración. No quieren pagar impuestos, quieren tener siempre grandes utilidades, en lugar de pagarle al trabajador un salario que lo estimule a entregarse más.

Aun con limitados recursos, seguimos y seguiremos construyendo escuelas, puestos de salud, hospitales, caminos, carreteras, centros de esparcimientos para las familias. Aquí tenemos claro cuál es nuestro camino.

Hoy, para alegría de Carlos, de Sandino, de Zeledón, tenemos una América que está sacudiéndose, sentenció.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén