Mensaje del Comandante Daniel Ortega sobre la sentencia de La Haya favorable a Nicaragua

El Presidente Daniel Ortega calificó de irrebatible y clara la sentencia dictada este jueves por la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) y demandó que sea acatada por parte del Gobierno de Colombia.

“Una sentencia clara, irrebatible, con la potencia de la justicia, una sentencia demoledora, es David frente a Goliat lanzando con la onda la sentencia”, enfatizó.

Durante un mensaje dirigido a la nación en cadena de radio y televisión, expresó que Nicaragua se ha caracterizado cuando se dan este tipo de diferendo en recurrir a la CIJ y acatar lo que dice la corte.

“Y esta sentencia dictada hoy por la corte lo que hace es decirles a las autoridades que tienen el poder en Colombia, a los que ostentan el poder (…) que llaman democrático, pero que todos saben que tiene sus bases en el narcotráfico, por es que se conoce que han convertido en Colombia, los que se han impuesto en ese país, que han ensangrentándolo ese país, miles y miles de muertos, asesinados todos los días, ahí en Colombia”, señaló.

En este sentido, expresó que asesinan maestros, periodistas, dirigentes sociales, combatientes que estuvieron en la guerrilla que se acogieron a la paz, es una historia repetida, el mayor productor de la droga.

Daniel dijo que la reacción del Presidente de Colombia fue de insultar y de agredir a Nicaragua en lugar de decir que van acatar el fallo.

Sostuvo que Colombia al no acatar el fallo de La Haya está retando a las máximas autoridades de la Corte, y se está comportando igual a sus protectores los gobernantes norteamericanos que fabrican armas.

Que lecciones nos pueden dar de seguridad los Estados Unidos, sino pueden darle seguridad a su propio pueblo, dijo el dirigente.

El dirigente sandinista señaló que llena de orgullo esta noticia porque es una victoria más a favor de la paz. “Todas estas batallas son en favor de la paz”, enfatizó.

Daniel recordó que fue en el mes de abril que ocurren los primeros enfrentamientos de nuestros pueblos originarios, encabezados por el Cacique Nicarao y Cacique Diriangén. Ya hace 499 años, va por los 500 años ese encuentro en contra de los invasores.

Aseguró que los que llegaron de Europa no trajeron paz, ni respeto, sino sangre. Ensangrentaron a nuestras tierras que pertenecían y pertenecen a nuestros pueblos, sostuvo el dignatario.

Ortega también recordó que la CIJ dictó una sentencia contra Estados Unidos en los años 80 y les dijo que detuviera las actividades de agresión e indemnizara, pero a la fecha no cumplieron. Lo que hacen es sumar agresiones en contra de los pueblos del mundo.

Aseguró que la Fuerza Naval seguirá realizando las labores de patrullaje en nuestro territorio. Precisó que son 75 mil kilómetros cuadrados los que se lograron recuperar con el fallo de La Haya en noviembre de 2012.

En este sentido dijo que los patrullajes los realiza la Fuerza Naval del Ejército, pero que también policías lo hacen en las zonas costeras y que se continuarán.

También destacó la labor realizada por el doctor Carlos Argüello y el equipo de trabajo en la CIJ.

Durante su mensaje, el Comandante Daniel estuvo acompañado por la Vicepresidenta Rosario Murillo, el Canciller Denis Moncada Colindres, el Presidente de la Asamblea Nacional doctor Gustavo Porras, el primer comisionado Francisco Díaz Madriz, jefe de la Policía Nacional y por el General Julio César Avilés Castillo, Jefe del Ejército.

Radio La Primerísima

Mensaje íntegro del Presidente Daniel Ortega:

Buenas tardes, hermanos nicaragüenses, familias de esta patria bendita, esta patria libre, de Diriangén, de Darío, de Sandino, de Andrés Castro y José Dolores Estrada, o sea, recorriendo toda la historia de Zeledón.

Fue en el mes de abril que se produce el primer enfrentamiento de nuestros pueblos originarios, encabezados por el Cacique Nicarao y el Cacique Diriangén. Ya hace 499 años, va para los 500 años ese encuentro, y primero fue un duelo, el duelo del pensamiento del Cacique Nicarao con el conquistador, con aquellas preguntas que desarmaban a los conquistadores. Y luego fue el combate con Diriangén.

En estos días de abril, hace ya casi 500 años, la primera rebelión de nuestros pueblos originarios en contra de los que hacían políticas expansionistas en el mundo entonces, en esa época.

Era Europa, los europeos, haciéndose guerras entre ellos continuamente, y luego, corriendo a buscar cómo ocupar, para sojuzgar, para esclavizar, a los hermanos en África, en Asia, y aquí a aniquilar, desde Canadá, desde los Estados Unidos, eso que llaman “democracia” se hizo asesinando a los dueños de esas tierras. Los que llegaron de Europa no trajeron paz, no trajeron respeto, sino que trajeron sangre, ensangrentaron a nuestras tierras, que pertenecían y pertenecen a nuestros pueblos.

Hoy en horas de la madrugada tuvimos un temblor, que era como un cañonazo para despertar a toda Nicaragua. Eso fue a la 1:40 de la madrugada, se acercaba a las 2 de la madrugada, es decir que ya estábamos a una hora de que se dictara la sentencia en la Corte Internacional de Justicia allá en La Haya.

Eso que vimos, hermanos, a la entrada, cuando van entrando, o sea, están ahí los magistrados, son los jueces de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, a la hora que ellos estaban ahí listos para leer la sentencia de las demandas que el pueblo nicaragüense había presentado nuevamente ante la Corte, ahí en ese momento, cuando ellos están ahí sentados, aquí todavía estábamos, nos despertó, el temblor nos despertó y estábamos todos despiertos, alertas, y lo que viene en ese momento es el fallo de la corte.

Vimos a los Jueces ahí, en los momentos en que están ya empezando a leer la sentencia, una sentencia clara, irrebatible, ¡irrebatible!, con la potencia de la justicia; una sentencia demoledora, ¡sí, demoledora! Es David frente a Goliat, lanzando con la onda la sentencia.

Nicaragua se ha caracterizado, cuando se dan este tipo de diferendos, en recurrir a la Corte Internacional de Justicia, y acatar lo que dice la corte. Y esta sentencia dictada hoy por la corte lo que hace es decirles a las autoridades que tienen el poder en Colombia, a los que ostentan el poder y es un poder que llaman “democrático”, pero que todos sabemos que es un poder que tiene sus bases en el narcotráfico.

Por eso es que se conoce que han convertido a Colombia, los que se han impuesto en ese país, que han ensangrentado a ese país, miles de miles de muertos, de asesinados, todos los días ahí en Colombia asesinan maestros, periodistas, dirigentes sociales, combatientes que estuvieron en la guerrilla y que se acogieron a la paz, es una historia repetida, y es el mayor productor de la droga.

Podríamos pensar que los gobernantes norteamericanos y los europeos, que incluso están incorporando a la OTAN a Colombia, lo hacen porque de esa manera están protegiendo al que lleva la droga que se comercializa y se consume en los Estados Unidos y en Europa. Son los grandes consumidores, porque son los que tienen el dinero, el capital, para pagar a buen precio la droga.

Digo todo esto, porque sabemos que es una gran verdad, y mientras tanto la reacción, hoy, del Presidente de Colombia fue, en lugar de decir vamos a acatar, que no han querido acatar el fallo, la sentencia de la corte, lo que hizo fue insultar, agredir a Nicaragua, y apostando a que ellos no se mueven de sus posiciones.

¿Qué les hace ser tan retadores? Porque ahí están retando a la máxima autoridad que tienen los pueblos del mundo para dilucidar este tipo de problemas, que es la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Y se están portando igual de quienes son sus grandes protectores, de quienes tienen instaladas bases ahí en Colombia: Los gobernantes norteamericanos.

¿Y quienes gobiernan los Estados Unidos? Los fabricantes de armas, esos son los que gobiernan Estados Unidos… ¡los grandes fabricantes de armas! Ahí esos que llaman Partido Demócrata o Partido Republicano no son más que manifestaciones políticas que al   final de cuentas cuando ya están en el gobierno responden a los fabricantes de armas, que empiezan por hacer ese primer negocio en los mismos Estados Unidos de Norteamérica vendiéndole armas al que la quiera comprar.

Y terminan en manos de ciudadanos norteamericanos que por cualquier razón, como una manifestación de lo que es la cultura y la democracia norteamericana, agarran un fusil AK o un fusil M-16, o agarran una pistola, un revólver, y se van y empiezan a matar allá en la calle, todos los días pasa eso en los Estados Unidos. O en las Escuelas, muchachos, jóvenes que vieron el arma en su casa, la tomaron y empiezan a disparar en la escuela y asesinar estudiantes, y los padres de familia corriendo ahí desesperados. Esas escenas las vemos todos los días.

¿Qué lecciones nos pueden dar de seguridad los Estados Unidos, si no le dan seguridad ni a su propio pueblo? Vemos cómo las autoridades norteamericanas cuando se trata de poner el orden como ellos lo llaman, ahí sí mano duro con la población afrodescendiente y los asesinan tranquilamente ahí. Recientemente han asesinado a otro afrodescendiente, ya lo tenían dominado y le pegaron el balazo. Igualmente, a los inmigrantes.

Es decir, ¿quién les cerró la puerta a ellos cuando llegaron a invadir esas tierras? ¿Quién les cerró las puertas a los ingleses, a los franceses, a los italianos, a los europeos que llegaron a invadir esas tierras que no les pertenecían y empezaron a asesinar a las poblaciones indígenas que eran las que vivían y eran las dueñas de esas tierras?

Desde ahí, era un País que se ha hecho y se ha desarrollado en medio de lo que es un baño de sangre permanente, contra su propio pueblo, contra el pueblo originario, y luego contra los inmigrantes, y luego los esclavos ahí en los Estados Unidos, y luego sin derechos civiles la población Afrodescendiente. Y vemos cómo les cierran las puertas, ellos

que llegaron a esas tierras a arrebatárselas a sus dueños, vienen ellos y les cierran las puertas a los que desde nuestros países latinoamericanos o caribeños, o de África o de Asia quieren llegar a los Estados Unidos.

Ah, claro, si es europeo ese entra sin problema, le abren la puerta a los ricos, a los países ricos, a los países capitalistas, y le cierran la puerta a los inmigrantes que llegan de países que ellos mismos han empobrecido, que han saqueado, que han invadido. Cuántos crímenes se han cometido en nombre de la defensa de la libertad y de la democracia, por parte de los Estados Unidos… ¡Cuántos crímenes!

Les decía que esta noticia realmente es una noticia que nos llena de orgullo, porque es una batalla más en favor de la paz. Todas estas batallas son en favor de la paz, porque ahí hemos tenido compañeros que al andar patrullando en esas aguas, Compañeros del Ejército, han desaparecido, mientras Colombia mueve sus embarcaciones de guerra, sus naves de guerra en aguas que no les pertenecen desde el año 2012.

Aquí estaba viendo una información de la BBC Mundo, donde claramente habla de que le reconoce a Nicaragua ese derecho que ha desconocido el Estado colombiano. Y nosotros esperamos que las palabras, las expresiones del Presidente de Colombia, se queden en palabras y no pasen a tratar de violentar lo que es un Derecho que ha sido reconocido desde el año 2012, ha sido reconocido por la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

O sea, los vemos con la misma conducta de sus patrones, porque el Gobierno de los Estados Unidos, igual, nosotros no podemos olvidar ese Fallo Histórico donde la demanda que presentamos fue para que se pusiera fin a la guerra, al terrorismo que los gobernantes yanquis practicaban en Nicaragua en todo aquel periodo de los 80, desde 1979 que triunfa la Revolución, hasta los 90.

Prácticas terroristas que provocaron más de 50,000 víctimas aquí en nuestro país, y que provocaron daños en las infraestructuras del país, en escuelas, puestos de salud, la maquinaria de construcción que era destruida, los puertos minados.

Fuimos a la Corte y le dijimos a la Corte que se pronunciara, porque estábamos siendo agredidos abiertamente por el Gobierno de los Estados Unidos. Su Presidente, el entonces Presidente Ronald Reagan lo decía con toda claridad, y lo defendía, incluso recurría, como recurrió, a los narcotraficantes, para alimentar la guerra en contra del pueblo nicaragüense.

Y Nicaragua quería paz, y fuimos a la Corte y se dictó sentencia en la Corte, y la Corte condenó a los Estados Unidos, y le dijo: ¡Detenga todas estas actividades de agresión contra Nicaragua, actividades terroristas, e indemnice a Nicaragua! Eso es el mandato del juez, de ese juez que está ahí instalado con el respaldo de la comunidad mundial. Bueno, es la fecha y no han cumplido, más bien lo que hacen es continuar con eso que ellos llaman Sanciones, que no son más que agresiones en contra de los pueblos del mundo.

Nosotros somos un pueblo más de los que sufren agresiones de parte de los Estados Unidos de Norteamérica que ahí anda repartiendo sanciones por todos lados, es decir, agresiones por todos lados, simplemente es en base a la fuerza; o sea, su razón está en la fuerza.

Pero nosotros estamos seguros, que llegará el momento en que también ese fallo será acatado, será cumplido; algún día se producirán cambios en los Estados Unidos que dará lugar a una nueva realidad global, una nueva realidad mundial donde ya se reconocerán estos fallos.

Y por lo que ha hablado hasta el momento el Gobierno de Colombia, dudamos totalmente que estén dispuestos a acatar el fallo. Nosotros sí, en nombre de nuestro pueblo les demandamos, les exigimos que acaten el fallo, que den un paso en respeto al derecho internacional y en respeto a la paz.

Estamos seguros que el pueblo de Colombia que es un pueblo hermano, igual que el pueblo norteamericano, igual que los pueblos europeos, nosotros no tenemos nada contra los pueblos, es más nos encontramos los pueblos, pero tenemos un sistema y tenemos gobiernos que tienen actitudes donde no respetan la ley, y se mueven en el mundo con el uso de la fuerza y no les importa que eso signifique que estén rompiendo con acuerdos, con tratados que están consignados en los organismos internacionales, que ellos mismos firmaron, pero que luego como que no existieran

Queremos felicitarnos y felicitar al pueblo nicaragüense y a las familias nicaragüenses por esta gran victoria en favor de la paz.

El Ejército va a continuar haciendo sus labores de patrullaje en esos territorios, 75,000 kilómetros que Nicaragua logró recuperar en noviembre del 2012 cuando se da el fallo. Y ahí se ha estado patrullando, y ahí se mueve la Fuerza Naval del Ejército y se mueven los compañeros de la Policía en lo que son las zonas costeras, porque hay que combatir el narcotráfico y el crimen organizado. Y lo vamos a seguir haciendo, aun cuando sabemos que ellos tienen un Ejército muy poderoso, pero aquí hemos enfrentado, nuestro pueblo ha enfrentado a Ejércitos mucho más poderosos.

Les decía, Nicarao y Diriangén se enfrentaron a un Ejército poderoso en ese momento, que eran los que venían con la cruz y la espada; luego, el General José Dolores Estrada y Andrés se enfrentaron a una fuerza que venía de los Estados Unidos comandada por un expansionista y racista, William Walker, y teniendo entre ellos en la jefatura al coronel Byron Cole que venía de las guerras en Estados Unidos. Fueron derrotados!

Luego, cuando vienen las Tropas norteamericanas, desembarcan en nuestro País, iban en contra de los nicaragüenses que defendían la Patria, la Soberanía frente al invasor yanqui, ahí Zeledón dio la Batalla, frente a un enemigo poderoso dio la Batalla, y defendió el Honor, el Orgullo de ser nicaragüense, con su Vida lo defendió Zeledón. Y luego Sandino que se enfrentó a ese Ejército poderoso de los Estados Unidos.

O sea, cuando vienen las tropas yanquis Zeledón no se echó a correr, Zeledón dijo: ¡Aquí los espero! Y los esperó. Igual Sandino, cuando desembarcan las Tropas yanquis y le dicen los coroneles yanquis a Sandino que se entregue, que entregue las armas, Sandino dijo no, y se enfrentó a ese poderoso Ejército que utilizó la aviación en contra del pueblo nicaragüense, porque bombardearon la ciudad de Ocotal donde se estaban dando combates de las tropas del General Sandino con las tropas de los yanquis, combinadas con los vendepatria. Y ahí bombardearon.

Pero Sandino y su Ejército Defensor de la Soberanía Nacional no se echaron para atrás, sino que se mantuvieron firmes en el campo de batalla, y fueron inspiración para los pueblos del mundo. Al final, fueron derrotados los yanquis, la primera derrota de las tropas yanquis en Nuestramérica.

O sea, su objetivo era asesinar a Sandino, destruir al pequeño Ejército Loco, como le llamó Gabriela Mistral al Ejército Defensor de la Soberanía Nacional. Pero no pudieron, y estaban teniendo bajas, y eso para los norteamericanos no es fácil estar sufriendo bajas más ocupando un País como Nicaragua y enfrentados a un Ejército de campesinos, de trabajadores encabezados por Sandino.

Al final tuvieron que retirarse de Nicaragua, es decir, no lograron su objetivo, y eso lo tienen allá en su historial, en los Estados Unidos lo tienen en su historial, que no lograron el objetivo de aniquilar o que se rindiera el General Sandino. ¡No, no pudieron!

Le llamaron bandolero, le decían asesino, cómono le decían a Sandino y cómo lo atacaban con toda la artillería que tenían a su disposición, con refuerzos que llegaban desde los Estados Unidos. Era un desafío para ellos destruir a Sandino… ¡Y no pudieron! ¡No pudieron! Tuvieron que retirarse.

Luego Sandino, que luchaba por la paz, ya cuando se retiraron los yanquis dijo: bueno, ahora sí vamos a hablar de la paz y a firmar

Acuerdos para la paz. Y fue en esas condiciones que, de forma cobarde, recurriendo a un traidor, a un Judas, a un Caín, Somoza, y Caín porque se abrazó con Sandino y le dijo que eran hermanos; el Presidente Sacasa recibió a Sandino, y luego la emboscada, lo capturan y lo asesinan.

Fíjense, esas son las prácticas del Imperialismo y esos son los hijos del imperialismo, los Somoza, los Pinochet, los Batista, sí, esos son los hijos del imperialismo, los vendepatria, sí, esos son los hijos del Imperialismo.

Nosotros seguiremos trabajando, como hemos venido trabajando, ahora con más aliento, con más alegría, enfrentando todas las dificultades que haya que enfrentar, pero avanzando… avanzando, construyendo; avanzando, sirviendo al pueblo nicaragüense.

Una felicitación de parte de nuestro pueblo, a nuestro hermano el doctor Carlos Argüello, él se encuentra allá Ginebra, estuvo presente ahí, lo vieron en la sesión en el momento en que están leyendo la sentencia, y él estaba al frente.

Y nuestro reconocimiento, indiscutiblemente, al equipo de apoyo que él tiene allá, los abogados que le acompañan, que se han mantenido firmes, e igualmente al equipo de trabajo que aquí lo ha acompañado, un equipo que siempre lo ha coordinado el general, lo coordina el Ejército, el General Avilés coordina ese equipo.

Y ahí tenemos a compañeros que tienen que ver con INETER, que tienen que ver con los estudios de agua, que tienen que ver con puertos, o sea, es un equipo de trabajo… MARENA, Cancillería, aquí está el Canciller Denis también, o sea, especialistas que de acuerdo a la conducción del Doctor Carlos Argüello tienen que ir preparando la información que luego se lleva a la Corte. El Doctor Argüello viene aquí, se reúne con el equipo y ya el equipo tiene listas propuestas trabajadas.

En ese equipo también está INPESCA, a ver, ¿quién se nos escapa ahí, General? Está MARENA, INPESCA, Cancillería, INETER. ¿Por qué? Porque hay que trabajar con la seguridad de lo que son los datos, las pruebas, la documentación, para poder presentarla ante la Corte.

Hay que documentar y eso es un trabajo que demanda mucha preparación, mucho cuidado, mucha responsabilidad, mucho tiempo. O sea, son trabajos que hace este equipo fuera de horario, porque el doctor Argüello necesita información, entonces hay que buscar rápidamente esa información y convocar al equipo de trabajo para elaborar la información; y así se va construyendo la documentación que Nicaragua ha venido presentando en todos los casos que hemos expuesto y hemos llevado ante la Corte Internacional de Justicia.

Así que, felicitamos a todos los compañeros, a sus familias, porque son compañeros que después de su trabajo no regresan a la casa, sino que se quedan trabajando. Y a nuestro pueblo, que sabe y ha sabido enfrentar mil adversidades, y siempre vamos avanzando.

Sabemos que el camino siempre está lleno de obstáculos, el mejor ejemplo lo tenemos en la veneración de la Semana Santa… ¿A quién veneramos? Veneramos a Cristo. ¡Y qué terrible el martirio de Cristo! Y cómo lo calumniaron, cómo lo disfamaron, y cómo los falsos sacerdotes, sí, los falsos sacerdotes a quienes llamó “sepulcros blanqueados”, los llamó “sepulcros blanqueados” a los falsos sacerdotes, son los mismos que siempre están buscando cómo hacer daño.

Y son los Judas, y son los Caínes, son los que al final celebraron el martirio de Cristo, son los que al final aplaudieron el beso de Judas, son los que creyeron que, porque Cristo estaba siendo martirizado y lo llevaban al calvario, torturándolo en medio del grito alimentado por los fariseos, y luego en la cruz… ¡Qué terrible!

Pero luego Cristo resucitó. Y eso tienen los pueblos, los pueblos aun en las mayores dificultades resucitan. El pueblo nicaragüense ha resucitado después de guerras terribles, después de terremotos, Managua dos veces devastada, y miren, aquí está Managua, gracias a Dios que le da fortaleza a este pueblo, gracias a Cristo que es ejemplo para todos nosotros, y para este pueblo.

Podemos decir, hermanos, que le agradecemos a Cristo que acompaña a este pueblo, que hoy estemos celebrando esta sentencia de la Corte Internacional de Justicia, donde está brillando la justicia para la paz.

Gracias, queridos hermanos nicaragüenses, y que viva nuestra Nicaragua Bendita y siempre libre, cristiana, socialista, solidaria, llena de amor al prójimo, y defensora, hasta las últimas consecuencias, de la paz.

¡Que viva la paz!
¡Que viva la paz!
¡Y que viva la paz!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.